Viernes, 18 Octubre 2013 15:57

La mejor posición para llegar al orgasmo… ¡comprobado!

Valora este artículo
(40 votos)

En 1988, el psicoterapeuta Edward Eichel publicó en el 'Journal of Sex & Marital Therapy' una variante de la postura del misionero desarrollada para maximizar la estimulación del clítoris durante el sexo, mejorando las posibilidades de llegar al orgasmo.

En un estudio desarrollado para la misma publicación, las mujeres a quienes les costaba trabajo terminar durante el sexo reportaron un incremento del 56% en la frecuencia del orgasmo utilizando esta postura.

¿Suena demasiado bueno para ser verdad? ¡Pues no lo es! En realidad es una posición bastante sencilla y que ambos disfrutarán muchísimo. El secreto se encuentra en comprender qué es exactamente lo que está posición hace y por qué aumenta la frecuencia del orgasmo.

Esta misteriosa postura se llama CAT (Coital Alignment Technique) y está a punto de llevar tu vida sexual a nuevas fronteras.

Como ya mencionamos, el CAT es básicamente una variación de la clásica posición del misionero en la que la meta principal es que la base de su pene o su hueso púbico estén en constante contacto con tu clítoris. Otra idea básica de la posición es eliminar la noción de que los movimientos de tu chico deben ser de adentro hacia afuera y enfocarse en encontrar un ritmo al unísono meciendo sus cuerpos al compás.

El problema con la penetración de adentro hacia afuera es que el pene no está en contacto con el clítoris, lo que hace que sea bastante difícil para nosotras llegar al clímax. Esta postura no se trata de perseguir el orgasmo, sino de construir juntos la excitación y dejar que el clímax llegue naturalmente.

Lo que tienes que hacer

*Primero recuéstate de espaldas en la cama y dile que se posicione encima de ti, pero en lugar de quedarse ahí, haz que suba su cuerpo hasta que su pecho quede en contacto con tus hombros. Esto hará que la base de su pene (su hueso púbico) esté en contacto con tu clítoris. Ambos deberán sentir el momento en el que la alineación sea perfecta.

*Mantengan sus cuerpos unidos y eleva tu pelvis para que el contacto sea mayor. Sus brazos deben quedar por debajo de tus hombros para asegurar que sus cuerpos estén cerca el uno del otro en todo momento. Tus piernas deben estar afuera de las suyas y vas a tener que hacer mucha presión con ellas para asegurar que tu clítoris quede suficientemente 'atrapado'.

*Su pene no debe moverse de adentro hacia afuera como acostumbra, sino de arriba hacia abajo, ya que su erección quedará apuntando hacia abajo dentro de tu vagina. Todo su cuerpo debe moverse e ir de arriba hacia abajo para asegurar tu orgasmo. Los movimientos de tu pelvis deben ser contrarios a los suyos y deben ser de abajo hacia arriba. Los movimientos de ambos deben estar enfocados en el pelvis, y él no debería hacer palanca con los brazos o piernas.

*La mayor parte de su pene saldrá de tu vagina cuando mueva su cuerpo hacia arriba, lo cual al principio puede parecerle extraño, pero con un poco de práctica le encantará. El secreto de esta posición se encuentra en que, cuando él mueva su cuerpo hacia arriba, su glande estará en contacto con tu clítoris y mientras sube lentamente su cuerpo a lo largo del tuyo, todo el cuerpo de su pene seguirá teniendo contacto con tu clítoris, hasta llegar a su hueso púbico. Por eso es esencial que mantengan sus cuerpos extremadamente cerca.

*Repitan este movimiento y encuentren el ritmo perfecto. ¡Todo está en la sincronización! No vayan demasiado rápido y procuren mantener el contacto con el clítoris en todo momento. Cuando sientas que estás a punto de llegar al orgasmo evita subir la velocidad, ya que podrían perder el ritmo que llevaban. En lugar de perseguir el clímax, deja que el orgasmo llegue naturalmente.

*Si quieres que la penetración sea aún mayor, puedes poner unas cuantas almohadas bajo tu pelvis. Como ya dijimos, sus brazos deben estar bajo tus hombros para que sus cuerpos siempre estén cerca, pero también puede poner sus manos bajo tus glúteos para jalar tu cuerpo hacia el suyo.

Nota relacionada: Voyeurismo, el encanto de observar.

Fuente: Veintitantos

¿Lista para probar esta posición?

Comenta sobre la nota