Belleza

El peligro de los Biopolímeros

Los biopolímeros son compuestos que han sido utilizados para el relleno y aumento de diferentes partes del cuerpo (en especial de glúteos y cara). De dudoso origen (e ilegales en la mayoría de los países), han producido grandes daños en la mayoría de las pacientes que han sido víctimas de estos procedimientos. En un alto porcentaje se trata de silicona líquida asociada a otros productos como el PMMA (polimetilmetacrilato) y para su venta han usado diferentes nombres tales como células expansivas, dimetilpolisiloxano (nombre científico de la silicona), PMMA y diferentes nombres comerciales para ocultar su origen. Muchas veces los venden como ácido hialurónico cuando este último nada tiene que ver con estos productos nefastos.

Los biopolímeros son peligrosos principalmente por 3 razones: La primera es que pueden desencadenar una excesiva reacción inflamatoria en el organismo, granulomas, porque el organismo identifica al biopolímero como un objeto extraño y se desencadena una reacción defensiva. La segunda es que pueden migrar del lugar donde fueron infiltrados creando complicaciones a distancia. La tercera es que la mayoría de las veces no tienen ningún control sanitario lo que aumenta el riesgo de complicaciones y efectos secundarios por infección. Otras consecuencias importantes de los biopolímeros son alergias, fibrosis, lesiones y cambios en la textura de la piel.

Ver Video

Una vez en el organismo estos productos generan una reacción de rechazo llamada reacción a cuerpo extraño que desencadena una respuesta inflamatoria crónica generando múltiples granulomas. Estos granulomas están constituidos por el producto que es envuelto en una cápsula formada por el organismo (para intentar aislar estos compuestos) y por tejido previamente sano que se ha endurecido (fibrosis) alrededor del mismo como forma de defensa del cuerpo.

Esta reacción genera diferentes síntomas tales como, aparición de nódulos, endurecimiento de extensas áreas, enrojecimiento de la zona, calor y ardor local y migraciones por contigüidad hacia muslos o región lumbar. Puede incluso llegar a producir, en casos muy avanzados necrosis de la piel y el tejido graso. Situaciones graves como fallecimientos puede suceder durante la colocación del producto, ya que este puede ser inyectado en un vaso sanguíneo y por esta vía viajar a pulmón y producir embolia a cuerpo extraño.

Las infecciones suelen ocurrir durante las primeras semanas del procedimiento y se deben a múltiples factores como contaminación del producto o técnicas sin normas de asepsia y antisepsia. Infecciones tardías son infrecuentes después del año de administración y suelen deberse a un germen llamado Micobacterium (de difícil tratamiento).

Fuente: Cirugiaplástica

Facebook Comments

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba