Belleza

¡Luce un abdomen plano!

Como ya lo sabemos, hoy en día las mujeres luchamos día con día para lucir espectaculares: cuidamos nuestra piel, hacemos ejercicio, compramos los mejores productos de belleza y llevamos siempre una buena dieta pero, ¿qué pasa con la grasa almacenada en el abdomen bajo?

Para tener un vientre plano no sólo hay que hacer ejercicio. Si cuidas algunos aspectos de la alimentación y corriges ciertos hábitos nocivos a la hora de comer, podrás ayudar a eliminar esa “grasita” de más.

¡Ojo! la grasa del vientre es algo más que una cuestión estética, pues muchas de las enfermedades cardiovasculares, obesidad, diabetes, entre otras, están relacionadas con la acumulación de grasa en el vientre y a la mala digestión.

Reducir la sal. Este mineral es el principal enemigo del vientre plano. El sodio atrae el agua, entonces hará que retengas líquidos y se acumulen en el abdomen. Si es posible elimínala, si no reduce el consumo a una cucharadita al día de sal de mar natural.

Agua. Para lograr un vientre plano son imprescindibles dos litros de agua al día, como mínimo, ya que te ayuda a deshacerte de líquidos y grasas sobrantes, además de purificar tu cuerpo de sodio.

Ejercicio. El ejercicio también es fundamental para obtener un vientre plano, pero no precisamente los abdominales. Enfatiza en los ejercicios cardiovasculares y deja los abdominales para el final, de esta manera quemarás grasa y favorecerás la digestión.

correr

Sí a las frutas y verduras anaranjadas. Según recientes estudios, las frutas y vegetales más convenientes para bajar la cintura son los de color naranja, por su alto contenido en fibra, antioxidantes y vitamina C. Come zanahoria, naranjas, y duraznos.

Menos carbohidratos. Son imprescindibles en nuestra dieta, pero debes comerlos con moderación. Deben representar alrededor del 45% de tu alimentación diaria, si es más retendrás líquidos, provocarás hinchazón y un vientre más voluminoso.

Adiós a las comidas fritas. Éstas se digieren mucho más lentamente y hacen que te sientas hinchada; pero las grasas son necesarias también. Las recomendadas son las que pueden ser encontradas, por ejemplo, en el aceite de oliva, las nueces, guacamole y chocolate negro.

grasas

Dile adiós al azúcar. Intenta no consumirla, de este modo, la insulina se mantendrá en niveles bajos, y el glucagón alto. Esta es la hormona que mejor te ayudará a combatir el vientre hinchado debido a que quema la grasa que se acumula en tu cintura.

Olvídate de masticar chicles. Aunque muchas veces no nos demos cuenta, al masticar chicle tragamos aire, el cual al ser innecesario, queda atrapado en el conducto intestinal, generando presión, inflamación y expansión del vientre.

relajate

Relájate. Aunque no lo creas, el vientre es como tú “segundo cerebro”, de manera que el tener un problema emocional, de depresión o estrés conlleva a problemas de tránsito y, por consiguiente, nada de abdomen plano.

Ríe. Además de que es una acción sumamente beneficiosa para la salud mental y física, te ayuda a contraer los músculos abdominales y fortalecerlos, sin darte cuenta.

Fuente: Informe21

Facebook Comments

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba