Belleza

Tratamientos estéticos de los años de “Upa”

Antiguamente las mujeres se sometían a distintos tratamientos extraños para verse lo mejor posible tal y como hacemos hoy.

Las ansias por vernos cada vez más jóvenes y bellas lleva a las mujeres a someterse a diversos tipos de procedimientos para mejorar el aspecto de la piel, eliminar manchas, remover el vello no deseado, blanquear nuestros dientes, vernos más delgadas, etc. Las mujeres de la antigüedad tampoco eran la excepción pero su idea de belleza y perfección era diferente así como los métodos que usaban para lograr sus objetivos. Estos son algunos de ellos:

1. Para remover los vellos: Las mujeres de Babilonia usaban una piedra pómez para levantar los vellos incrustados y retirarlos frotándolas sobre su piel. Si bien es una práctica que hasta hoy algunas personas realizan, hay que hacerlo con cuidado para evitar hacerse daño.

2. Para fijar el cabello: En el Antiguo Egipto, las mujeres mantenían el cabello en su lugar colocando grasa de animal sobre él. Un método que, si bien pudo ser efectivo, tenía un olor y un aspecto desagradable.

3. Para una piel lozana: Las mujeres en la Antigua Grecia y Roma usaban excremento de animales como el cocodrilo para mantener la piel luciendo joven e hidratada. Ellas se sumergían por horas en las heces de animal que convertían en una especie de barro que untaban sobre toda su piel.

4. Para tener unos labios atractivos: Durante la Época Isabelina en Inglaterra, las mujeres que querían lograr unos labios rojos y seductores aplastaban insectos para usar la sangre como lápiz labial y tener un color rojo brillante.

5. Para perder algunos kilos: Las dietas no eran muy bien recibidas por las mujeres del siglo XIX que buscaban tener una figura envidiable en poco tiempo. Ellas preferían tragar una lombriz solitaria viva para que llegara hasta su intestino y se alimentara de todo lo que ellas ingerían y así perdían peso.

6. Para tener unos dientes bellos: En la era Meiji en Japón, el ideal de belleza para la dentadura no era el blanco que conocemos hoy. Los dientes blancos eran relacionados con las niñas por lo que las mujeres adultas usaban diferentes sustancias que teñían sus dientes de negro brillante.

7. Para poblar las cejas: Hoy usamos lápices especiales para hacer que nuestras cejas se vean más llenas y enmarquen mejor nuestro rostro. Pero durante la Inglaterra victoriana las mujeres retiraban parte de la piel de los ratones para luego pegarlas en sus cejas y llenar los espacios sin vello.

Tomado de Vanguardia.com

Facebook Comments

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar