Bienestar

10 mitos falsos sobre la salud

Cuántas veces hemos dejado de hacer cosas por los prejuicios sobre la salud, sin investigar realmente cómo reacciona nuestro organismo en ciertos momentos y situaciones.

Hoy vamos a desenmascarar esas falsedades es tos son los 10 mitos sobre salud que deberías conocer.

1. El frío enferma

frio

Diversos estudios han demostrado que las personas sometidas al frío no son más propensas a enfermarse que las expuestas al calor. La verdadera razón por la que tendemos a enfermarnos más frecuentemente durante el invierno yace en el hecho de que pasamos más tiempo en espacios interiores, en general saturados de gente –y de gérmenes…

2. Moco verde es sinónimo de infección

Si te suenas la nariz y descubres que el pañuelo está pintado de verde, no tienes por qué preocuparte. Contrariamente a lo que la mayoría piensa (muchos médicos incluidos), no existe ninguna evidencia científica indicadora de que los mocos verdes constituyen un síntoma de infección.

3. El calor corporal se pierde sobre todo por la cabeza

cabeza

Probablemente, este haya sido un mito ideado por los vendedores de gorros para mejorar su pasar. Lo cierto es, sin embargo, que a la hora de abandonar el organismo, el calor corporal no tiene ningún tipo de preferencias. Esto significa que no solo saldrá por la cabeza, sino también por toda aquella parte del cuerpo que se encuentre al descubierto.

4. La leche da flemas

En un estudio realizado a 330 personas, dos de cada tres encuestados afirmó creer que el consumo de leche aumenta la producción de flemas. Pero, esto no es cierto. Así lo demostró otra investigación en la que un grupo de voluntarios fue infectado con el virus causante del resfriado. A algunos de ellos se los invitó a ingerir grandes cantidades de leche. ¿El resultado? Las secreciones nasales de estos últimos no fueron superiores a las de los primeros.

5. “Sonar” los nudillos causa artritis

nudillos

Si has abandonado el placer de sonarte los nudillos y los dedos por temor a la artritis, te tenemos buenas noticias: puedes retornar a tus antiguas prácticas “musicales”. Puedes estar tranquilo: estas no te harán más vulnerable a la artritis, ni a nada que se le parezca.

6. Los antibióticos reducen la efectividad de las pastillas anticonceptivas

Esto no es verdad; los antibióticos más frecuentemente recetados no tienen ninguna repercusión sobre el efecto de las pastillas anticonceptivas. Así que deja de preocuparte por este asunto y enfoca tu atención en tomar las pastillas siempre a una misma hora –esta cuestión sí potencia la efectividad–.

7. La vida sexual es mejor en la soltería que en el matrimonio

soltero

Por muchos, el matrimonio es el principal extintor de la pasión. Sin embargo, la vida sexual de los solteros no es mucho más activa que la de los casados. Esto se debe a que la mayoría de los solteros no vive de cita en cita. Como consecuencia, ellos también atraviesan períodos de “sequía”. A este respecto, un estudio reveló que en un año las parejas casadas tienen sexo con más frecuencia que los solteros.

8. El azúcar activa a los niños

Muchos padres tienen el firme convencimiento de que el azúcar y todos sus derivados hacen que los niños se tornen hiperquinéticos. Pero, un estudio recientemente realizado demostró que este efecto es ficticio. Así, a un grupo de padres se les dijo que sus niños consumirían bebidas con azúcar –aunque en verdad no la contenían–. No obstante, todos los papás afirmaron presenciar un cambio en el comportamiento de sus hijos.

9. Debes hacer “popó” una vez al día

estomago

Esta es una media verdad. Por un lado, es cierto que “mover los intestinos” previene el estreñimiento y otras incomodidades. Sin embargo, puede que una persona sana no se vea en la necesidad de “hacer lo segundo” todos los días. Por tanto, si hoy todavía no has ido al baño con esos propósitos, no te alarmes.

10. Los alimentos que se levantan rápido del suelo se pueden comer

Lamentablemente, la regla de los cinco segundos también es un mito. En este sentido, aun si un alimento es levantado antes de transcurridos cinco segundos en el suelo, a la comida se le pegan grandes cantidades de bacterias –sobre todo, si el suelo es de azulejo o de madera–.
¡Increíble!, ¿cierto? Así que suénate los nudillos y cásate sin temores. No te fuerces a ir al baño todos los días, bebe leche tranquila y no te mortifiques si te olvidaste del gorro en casa. Estarás bien.

Tomado de iMujer

Facebook Comments

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar