Bienestar

Aprender a olvidar leer

«Vivimos tiempos de cólera, de desamor propio, de terrorismo frenético, de apocalipsis. ¡Cuídese! ¡Cuídenos!» Eso decía el panfleto que cayó del cielo justo en frente de donde yo caminaba. Sé que no vino del cielo exactamente, de una nube o algo así, tuvo que venir de algún lugar o de alguna mano (que es lo mismo). Pero digo que cayó del cielo porque sobre mí sólo había nubes cuando levanté la mirada por la curiosidad. De modo que deduje eso sin ir más allá, pero ¿quién lo enviaba? Lo leí desde mi posición, sin agacharme a recogerlo. Un papel blanquísimo y una caligrafía de dios. Su perfección me sorprendió un tanto más que el hecho de que cayera, así, sin más, del cielo, un panfleto en papel de mármol y, como si no fuera suficiente, sobre mi tumba.

Facebook Comments

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba