Bienestar

Conoce los beneficios de la caléndula

Fresca, seca, en bálsamos o aceites, es una planta económica que tiene múltiples beneficios para la salud y además para ¡la belleza!

*Por dentro y por fuera. La caléndula es cicatrizante y analgésica por contener ácido acetilsalicílico; antiiflamatoria, gracias al ester faradiol; antioxidante, gracias a los flavonoides; y antiséptica por la diversidad de aceites esenciales que contiene. Por ello la OMS (Organización Mundial de la Salud) la recomienda como uno de los remedios naturales de origen vegetal más importantes y accesibles, tanto en uso externo como interno.

*Conjuntivitis. Por sus propiedades antiinflamatorias y antisépticas es utilizado para aliviar la conjuntivitis. Prepara una infusión con 2 cucharadas de caléndula seca o fresca, humedece con ella un algodón y lava tus ojos. Repite la operación cada 3 horas.

*Problemas gástricos. Una infusión de caléndula es ideal para quienes padecen gastritis, úlcera o vómitos. Además de desinflamar, ayuda a cicatrizar las mucosas. Se recomienda tomarla al tiempo como agua de uso.

*Ciclos menstruales. Por sus propiedades relajantes puede usarse para aliviar los cólicos o espasmos. Tomada con frecuencia, ayuda disminuir el flujo menstrual excesivo.

*Hongos. Sus flavonoides combaten la formación de hongos. Se recomienda utilizarla para tratar problemas de micosis en la piel, como pie de atleta. En óvulos vaginales, es sumamente efectiva para el tratamiento de la candidiasis.

*Pedicure y manicure. La caléndula contiene ácido acetil salicílico (el mismo de las aspirinas), un compuesto que ayuda a degradar las durezas o callosidades de la piel. Remoja los pies o las manos en una tina pequeña con esencia, jabón o pétalos de caléndula. Después, pon un poco de aceite de caléndula sobre las partes más duras de tu piel y pasa la lima. Además de facilitar el trabajo, es un poderoso antiséptico.

*Estimulante del hígado. Desde hace muchos años se utiliza para estimular la actividad hepática y biliar. Una taza de infusión al despertar hace que el hígado trabaje mejor.
*Heridas, quemaduras leves y piquetes. Además de desinfectar, ayuda a desinflamar y cicatrizar las heridas sin provocar ardor. Y si bien no evita la picadura de mosquitos, sus propiedades astringentes ayudan a aliviar la comezón.

*Filtro solar. La caléndula contiene carotenos antioxidantes; al igual que la zanahoria, ayuda a filtrar los rayos solares y evita quemaduras graves. Si vas a tomar sol, prefiere las cremas protectoras con caléndula.

*Piel sana y tersa. La caléndula se usa frecuentemente para tratar el acné, los forúnculos y la dermatitis, entre otras afecciones cutáneas. Es recomendable hacer una infusión y usarla como tónico para el rostro antes de dormir y después de bañarse. En Europa se han realizado estudios que vinculan salud y cosmética de la piel; la caléndula aparece como un poderoso cicatrizante que potencia la epitelización y favorece la producción de colágeno, haciendo que la piel sane y se regenere con mayor rapidez y sin dejar cicatrices.

*Salud bucal. La gingivitis, las aftas y otras afecciones bucales pueden tratarse con caléndula gracias a sus propiedades antisépticas y antiinflamatorias. En medio vaso con agua diluye 2 gotas de aceite esencial, haz gargaras o enjuagues tres veces al día. También se puede usar como auxiliar en caso de laringitis.

*Durante la lactancia. Gracias a sus propiedades cicatrizantes, y debido a que no provoca alergias, se recomienda durante la lactancia como ungüento para evitar y tratar las grietas en los pezones.

*En la cocina. Al igual que el azafrán, la caléndula aporta color y aroma a los guisos. Pulveriza los pétalos secos y espolvorea sobre el arroz, las pastas, las ensaladas o los postres. También puedes combinar los pétalos con los de otras flores, como la lavanda.

Nota relacionada: El romero, una hierba ideal para el cabello, aquí.

Fuente: Veintitantos

Facebook Comments

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba