Bienestar

Cuidados importantes durante la ortodoncia

Muchos adultos y niños requieren tratamientos de ortodoncia para corregir problemas en dientes apretados, irregulares o salientes y obtener no sólo una buena apariencia estética, sino también una mordida adecuada que evite el deterioro de las piezas dentales.

De hecho, existe constancia de que ya en el siglo VIII a.C. se intentaban solucionar estas anomalías. Entre los hallazgos arqueológicos del mundo griego y etrusco figuran aparatos ortodóncicos de magnífico diseño.

Estudios realizados por la Asociación Americana de Ortodoncistas indican que uno de cada cinco pacientes de ortodoncia son adultos de más de 18 años. También existe información que sugiere que más de un 50% de la población se podría beneficiar de alguna forma u otra de un tratamiento de ortodoncia.[

Cualquiera que sea el tipo de aparato de ortodoncia que se use, la idea es ejercer presión constante sobre los dientes hasta obtener la alineación correcta.

Una de las grandes preocupaciones del ortodoncista y de sus pacientes es el cuidado bucal durante el tratamiento. No queremos que “el remedio sea peor que la enfermedad”.

Mientras se usan los aparatos de ortodoncia, los residuos de los alimentos tienen más espacios en donde alojarse favoreciendo la formación de la placa y por ende la aparición de caries y problemas de encías.

Por este motivo, se debe seguir una rutina de cuidado bucal muy estricto, aunque esto tampoco es suficiente. El uso de un cepillo de dientes convencional no puede realizar la tarea completa, por lo que un cepillo de dientes ortodóncico (interdental) o eléctrico es un perfecto complemento para ayudar a eliminar efectivamente la placa de los dientes.

Su maniobrabilidad en espacios pequeños resulta excelente, brindando un máximo alcance al ofrecer la posibilidad de cambiar el ángulo de la cabeza del cepillo. El hilo dental también resulta ideal para limpiar aparatos de ortodoncia, puentes y amplios espacios entre los dientes.

Finalmente, el ortodoncista puede recomendar el uso de una pasta dental con mayor concentración de fluoruro para facilitar mayor protección, así como la utilización de un enjuague bucal antiséptico.

Además, presta especial atención a tu dieta alimenticia durante el tratamiento:

*Evita alimentos pegajosos con alto contenido de azúcar.

*Evita bebidas que causen manchas en los dientes como el café, el té y el vino tinto.

*Evita alimentos duros para reducir la presión sobre los aparatos de ortodoncia.

*La saliva es la defensa natural del cuerpo contra la caries. Dale tiempo para que elimine los ácidos que se forman después de ingerir los alimentos y las bebidas.

*Realiza tres comidas al día y dos meriendas.

*Bebe bastante agua para eliminar los residuos y evitar el mal aliento.

*Emplea aproximadamente diez segundos por diente durante el cepillado y sigue un orden para no saltarte ninguno.

Fuente: Discoverymujer

Nota relacionada: Aprende a hidratar tu cuerpo, aquí.

Facebook Comments

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar