Bienestar

Errores comunes que cometemos en el baño

Hay algunos hábitos que quizá realices a diario sin saber que en realidad no te hacen ningún favor sino todo lo contrario. Aquí están:

Reutilizar tu esponja

Deben ser cambiadas después de tres o cuatro semanas. En este sentido, recuerda que según un estudio la bacteria P. aeruginosa crece exponencialmente después de permanecer 24 horas en una esponja de este tipo. Aunque las sintéticas son más resistentes a los gérmenes.

Tener el cepillo de dientes demasiado cerca de la poceta

A menos de 1,83 metros para ser exactos. Para evitar contaminar nuestra boca, lo mejor es cerrar la tapa del inodoro antes de tirar de la cadena y lavar o reemplazar el cepillo dental con regularidad.

Pasarse con el champú

El 93 por ciento de los adultos se lava el pelo con champú casi a diario, según un estudio de Mintel. Sin embargo, nuestro cuero cabelludo produce aceites naturales que son el mejor acondicionador para el cabello, pero esos aceites se pierden con el exceso de champú. Por lo tanto, a menos que tengas un trabajo muy sucio o un cuero cabelludo excesivamente aceitoso, no te lo laves todos los días.

Reutilizar tu toalla demasiadas veces

Es recomendable usar una toalla nueva cada día si la compartes con otra persona, y más de una vez por semana, si solo la utilizas tú.

Utilizar productos de limpieza contaminantes

Evita los que contengan demasiados químicos y conservantes.

No lavarse las manos con frecuencia

Debes gastar mínimo 20 segundos en cada lavado. Puede parecer mucho, pero seguro que es mejor que pasarse tres días en la cama por culpa de una gripe.

Utilizar el mismo trapo para todo

¿Utilizas el mismo trapo para limpiar la ducha, espejos y la poceta? ¡Error! Previene la proliferación de bacterias utilizando uno para cada cosa, y lávalos con frecuencia.

¿Descalza por el baño?

El suelo del baño alberga en realidad la mayoría de las bacterias (alrededor de 2 millones por cada seis centímetros cuadrados), para ser exactos. Límpialo con frecuencia o, al menos, invierte tu dinero en un par de pantuflas para la ducha. Tampoco te olvides de lavar la alfombra (si la tienes).

Utilizar toallitas húmedas

“Las toallitas húmedas son una causa común de alergia. Casi siempre, los alergenos son sustancias preservantes”, indicaron los investigadores. En definitiva, si notas algo raro, cambia de marca o deja de utilizarlas.

Tener una cortina desproporcionada creará hongos y moho, evítalo recortando unos pocos centímetros de la parte inferior y por los lados hasta ajustarla al espacio que tienes.

¡Ya estas avisada!

Fuente: Informe21

Facebook Comments

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar