Bienestar

¿Es bueno tomar una cerveza después de hacer ejercicio?

Realizaron un estudio para determinar si era malo consumir cerveza después de correr o hacer algún tipo de deporte y esto fue lo que concluyeron:

Un grupo de voluntarios tuvo que realizar un ejercicio intenso (60 minutos corriendo en una cinta al 60% de la capacidad aerobia máxima) con una temperatura ambiental elevada (35ºC, 60% de humedad relativa). De media perdieron entre 1,5 y 2 litros, alrededor del 2-2,5% de su peso. Las carreras se realizaron en dos tandas. Tras una de ellas, tenían que rehidratarse con toda el agua que quisieran. En la otra, lo hicieron con dos tercios de cerveza (660 ml.) y, después, el agua que desearan.

Antes, durante y dos horas después del ejercicio y la rehidratación, midieron una serie de parámetros para establecer el nivel de hidratación, composición corporal, endocrino-metabólicos, inflamatorios, inmunológicos y hasta psico-cognitivos. Querían ver cómo les afectaba la ingesta de cerveza. Vieron que, en esa cantidad, no había ningún perjuicio.

carrera

“El 95% de la cerveza es agua y en el resto hay distintos componentes beneficiosos, como el potasio, polifenoles (antioxidantes), proteínas… pero también alcohol, que es perjudicial”, recuerda Castillo. Su trabajo demostró que la cerveza no beneficia como el agua, pero tampoco perjudica. “A los que no la toman, no se la aconsejo, pero a los que sí, pueden seguir haciéndolo”, asegura el catedrático.

Como el agua, y siempre tras el ejercicio y en dosis moderadas, la cerveza también permite recuperar el nivel de hidratación perdida durante el esfuerzo, la masa corporal magra y aumenta el volumen del plasma sanguíneo. Aunque la cerveza provoca diuresis, si ha perdido líquidos, lo prioritario para el organismo es recuperarlos. Por eso, beber agua o cerveza tras una carrera no provoca ganas de ir al baño.

Fuente: Huffingtonpost

Facebook Comments

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba