Bienestar

¿Estaremos bebiendo mucho las mujeres?

Lee esta nota que escribió la escritora Peggy Drexler sobre la bebida y las mujeres. ¿Te sientes identificada? ¿Crees que un par de copas de vino no hacen daño? Pon cuidado:

Lucía esperaba durante todo el día su ritual favorito: meter a los niños a la cama, cambiarse de ropa y servirse una generosa copa de Pinot Noir. “Mis amigas y yo bromeamos acerca de que la maternidad nos ‘lleva a la bebida’, pero a veces ese es mi caso”, dijo.

“Siento que necesito relajarme”, dijo. La mayoría de las noches bebía tres o cuatro copas, aunque nunca más de eso, insistió. “En las noches en las que no lo hago, desearía haberlo hecho”, relata.

Durante largo tiempo, Lucía no pensaba que su forma de beber fuera algo malo. No interfería con su maternidad ni con sus relaciones. Hacía lo que tenía que hacer. Sin embargo, últimamente empezó a preguntarse acerca de su hábito diario, de cómo ansiaba hacerlo y cuando no podía, se quedaba inquieta.

Una parte de su preocupación se relacionaba con los antecedentes de alcoholismo en su familia. “Mi padre era alcohólico y yo siempre he pensado que tal vez yo podría serlo también; está en mis genes”, dijo.

Aunque históricamente los hombres beben más que las mujeres, hay muchas pruebas que indican que la brecha de género se está cerrando rápidamente.

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés), las mujeres están bebiendo mucho más que antes: una de cada ocho mujeres bebe en exceso —seis o más vasos en una sola ocasión— cerca de tres veces al mes.

En un estudio que se publicará en el número de octubre de 2013 de la revista Alcoholism: Clinical and Experimental Research se descubrió que las mujeres en edad universitaria a menudo beben más que los varones, lo que confirmó el resultado de un estudio que se efectuó en enero de 2013 entre universitarios españoles, en el que se descubrió que las estudiantes tendían a beber en exceso con mayor frecuencia que los varones.

La Administración de Seguridad para el Tránsito en las Autopistas Nacionales de Estados Unidos reporta que entre 1998 y 2007 aumentaron en un 30% las detenciones de mujeres que conducen bajo los efectos del alcohol. Según los CDC, las mujeres blancas con educación universitaria de entre 18 y 24 años y en cuyos hogares hay ingresos mayores a 75,000 dólares anuales tienden más a beber en exceso que las mujeres de otras razas, edades o niveles socioeconómicos.

Sin embargo, las mujeres profesionistas no son las únicas que beben más que antes. En un estudio de la Universidad de Cincinnati se descubrió que, sorprendentemente, las mujeres casadas beben un poco más que las solteras.

Aunque el concepto del alcohol como vía de escape o de una recompensa tras un largo día de crianza tiene como objetivo, incluso medio en broma, aliviar a las madres de las presiones de ser perfectas o del ascenso, ha puesto en evidencia el problema más grande de todos: muchas mujeres no se dan cuenta de las señales de un problema de consumo de alcohol.

¿Son alcohólicas? Es difícil saberlo. Pero si crees que el alcoholismo se presenta cuando existe una preocupación acerca de los hábitos de bebida, del constante aumento de la cantidad de alcohol que debes beber para obtener el mismo efecto, de la incapacidad para dejarlo —y la mayoría de los médicos lo definen así— entonces son cada vez más las mujeres que cubren el perfil, aunque con frecuencia se dan cuenta por sí mismas.

Nota: escrito por Por Peggy Drexler, especial para CNN

¿Crees que tienes un problema con la bebida?

Facebook Comments

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba