Bienestar

Lo que debes decirle a alguien deprimido

Lidiar con un depresivo es muy complicado, pero si alguien a quien quieres padece esta enfermedad, es posible ayudarle.

Evita decir

1. ‘Ponte las pilas’. La depresión no sólo es falta de energía, también es un estado de fastidio crónico. Si supiéramos dónde está el compartimiento para ponernos las pilas y eso solucionara lo que tenemos, lo haríamos.

2. ‘Todo va a mejorar’. En general, la depresión no es un estado de tristeza, es un letargo larguísimo donde no parece haber salida, y por más que nos recuerden que existe, en ese momento entre más nos lo dicen, más difícil de encontrarlas.

3. ‘Todo es pasajero’. A veces lejos de ser un consuelo, los depresivos percibimos esto como una razón más para deprimirnos: si todo es pasajero, ¿para que intentarlo?

4. ‘Vale la pena vivir, la vida es hermosa’. Imagínate que te arreglaste durante una hora, tu cabello está como de portada de Veintitantos, el smoke effect de la sombra te quedó de profesional. El atuendo que te compraste se te ve mejor que a Emma Watson, tienes el mejor plan para salir, el mejor date. Llegas al lugar donde todos te esperan y ¡PUM! te tropiezas. Se te rompen los tacones, la falda, el golpe te despeinó y te salpicó de mugre de la calle. Nadie se ríe, de hecho todos se portan amables y te dicen: no te preocupes, neta te ves increíble. Y andas por la vida así, golpeada, con el tacón roto, con el maquillaje sucio y el pelo mojado de agua de la coladera. Y todo mundo te dice que está bien, y que la vida es hermosa. ¿Verdad que no es lógico? Ese sentimiento de ¿de qué me estás hablando? nos pasa a los depresivos cuando nos dicen que la vida es hermosa, que vale la pena vivirla.

5. ‘Es que no has probado otra forma de hacer las cosas’. A veces es cierto, y en muchos casos, si lo es, el depresivo crónico intenta lo que sea con tal de salir del hoyo en el que está. A veces ya intentó lo que le propones y no funcionó. Es absolutamente absurdo en la lógica de alguien no enfermo de depresión, pero para un depresivo, la idea de cambiar algo no siempre es buena. Los cambios nos asustan porque la depresión puede haberse originado de uno, o porque hemos intentado cambiar y no lo conseguimos.

6. ‘Eres muy fuerte, vas a salir adelante’. Una de las frustraciones más grandes de un depresivo es que, no importa lo que hagamos, siempre falla. Entonces, nos sabemos fuertes porque seguimos intentándolo a pesar de todo, pero nos sentimos mal por que no conseguimos lo que queremos. Es una lucha constante que a veces se libra contra un detalle chiquito como vestirse y otras con conseguir trabajo.

Ahora, no desesperes, hay cosas que sí puedes decir y hacer para ayudar.

consolar2

Ayuda

1. Abrázanos. Largo y apretado. La terapia de contención es muy efectiva para calmar la ansiedad en cualquier ser vivo. Los efectos de sentirse abrazado, contenido en alguien más, nos hace sentirnos seguros y tranquilos, nos sabemos apoyados y eso nos relaja. Abrázanos sin pedir permiso y con toda la sinceridad que puedas. Te aseguro que o nos haces sonreír o por fin podremos llorar.

2. Escúchanos. Y no nos interrumpas. Decimos cosas que no vas a entender, o que no te hacen lógica, pero si nos ves a los ojos y nos tomas la mano y nos dejas seguir, nos ayudarás muchísimo.

3. No te asustes. Muchas veces hablamos de suicidio, pero no por eso nos suicidaremos. Y no, no lo hacemos para llamar la atención, es una idea que viaja en nuestra cabeza como en la de cualquier mujer las baratas de zapatos.

Trata de no asustarte y sólo mantente al pendiente. Si te asusta dejarnos solos, búscanos, háblanos, mándanos un mensaje y recuérdanos que estás ahí.

Nota relacionada: Tres razones para llorar, aquí.

Fuente: Veintitantos 

Facebook Comments

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba