Bienestar

¿Por qué es saludable tener amigos?

Las buenas amistades nos ayuda a vivir más y mejor.

Tanto, que numerosos científicos se dedicaron a estudiar los beneficios de contar con una red social (no Facebook ni Twitter, sino de las de carne y hueso). Esta es una parte de sus hallazgos: 

Son una “droga” saludable: Investigadores de la Universidad de Brigham Young (Estados Unidos) hicieron un seguimiento de 300.000 personas durante siete años. Concluyeron que la falta de relaciones sociales equivale a fumar más de 15 cigarrillos o a tomar seis vasos de bebidas alcohólicas por día.

Actúan como barrera protectora: Según ese mismo estudio, disponer de lazos afectivos fuertes no sólo tiene equivalencias con no fumar o evitar el alcohol, sino también con otros factores determinantes de mortalidad como la ausencia de vacunas, los efectos de la hipertensión, o la agresión de la polución en nuestro organismo.

Previenen los kilos de más: El papel que juegan los amigos en la infancia es crucial. Nos ayudan a evitar la obesidad porque, según un estudio publicado en Annals of Behavioral Medicine, “la socialización actúa como sustituto de la comida” y evita el abuso de alimentos que potencian el sobrepeso.

Nos mantienen en movimiento: Russ Jago, de la Universidad Bristol (Reino Unido), demostró que los niños realizan más actividad física cuando juegan con sus amigos.

Alargan nuestra vida: Tras realizar un seguimiento a 1.500 personas durante una década, científicos australianos llegaron a la conclusión de que en las personas con un amplio círculo de amigos el riesgo de fallecer se reduce un 22%. “Estar conectados con otros es esencial para vivir más años”, concluyeron los investigadores en la revista Journal of Epidemiology and Community Health.

Nos ayudan a recuperarnos: En 2006, un estudio de la Universidad de California (Estados Unidos) realizado entre 3.000 mujeres que padecían cáncer de mama reveló que las enfermas sin amigos íntimos eran cuatro veces más propensas a fallecer debido al tumor que las que tenían diez o más amigos.

Actúan como analgésicos: Según un estudio publicado en la revista Psychosomatic Medicine, la percepción del dolor se reduce cuando una persona a la que consideramos cercana está físicamente presente. Por lo tanto, es mejor ponerse una inyección o curarse una herida delante de un amigo.

Dan felicidad a los chicos: La depresión en la infancia está directamente relacionada con la ausencia de amigos, como ha comprobado William Bukowski en una investigación publicada en la revista Development and Psychopathology.

Modifican tu cerebro: Usando resonancia magnética funcional, expertos de la Universidad de Chicago (Estados Unidos) demostraron que tener amigos modifica el funcionamiento del cerebro, más específicamente de la región del estriado ventral, asociada a las recompensas.

Protegen nuestro corazón: Un estudio de la Universidad de Duke (Estados Unidos) realizado entre 1.000 personas solteras con enfermedades cardíacas reveló que, transcurridos cinco años, solo sobrevivía el 50% de los afectados que no contaban con un amigo de confianza, frente al 85% de sobrevivientes entre los que tenían al menos una amistad sólida.

Fuente: Entre Mujeres

Facebook Comments

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar