Bienestar

¿Qué es la meditación VIPASSANA?

Aprender a ver las cosas como son en realidad, aquí te dejamos la manera de hacerlo y cómo hacerlo.

A mediados del 2011 empecé a escuchar la palabra Vipassana en todas partes: en las Philosopher Notes de Brian Johnson, en libros, en artículos de Internet. Todo el mundo ponía esta técnica de meditación por las nubes, e incluso algunos afirmaban que meditar a diario era el hábito que mayor impacto había tenido en sus vidas.

Un par de meses después, mi queridísima A. P. me escribió un mensaje recomendándome un blog que se llamaba Más sobre los lunes. “Creo que te gustará” me dijo. Tenía razón, porque resultó ser el blog personal de Marina de Psicosupervivencia, ahora una buena amiga.

En Más sobre los lunes, además de geniales los posts sobre Bertín Osborne y su gazpacho y sobre el cubo de Rubik, me encontré con –¡sorpresa!– varios artículos sobre meditación Vipassana. Al parecer, Marina había hecho varios cursos y su experiencia había sido muy positiva.

Todo esto me pareció más que una simple coincidencia, así que le escribí a Marina un e-mail contándole cómo había encontrado su web y haciéndole algunas preguntas meditativas. Su respuesta fue bastante convincente:

“No sé cómo explicarlo, pero la Vipassana ha cambiado mi vida. Fue como si hasta entonces hubiera estado dando tumbos entre calles oscuras, y de repente alguien encendiera una luz. O me diera una linterna. (…) Como dice una amiga mía que también medita, sólo son diez días, y te pueden cambiar la vida.”

No necesitaba oír más. Unos días más tarde me apunté a uno de los famosos cursos de 10 días. Pasaría mis vacaciones navideñas meditando.

¿Por qué meditar?

Los beneficios de la meditación mindfulness, como se conoce este tipo de meditación en los círculos americanos, son muchos y han sido demostrados científicamente.

  • Según los expertos, meditar te puede ayudar, entre otras cosas, a:
  • Reducir tus niveles de stress
  • Mejorar tu memoria y tu atención
  • Conocerte mejor
  • Procesar mejor el dolor y las emociones
  • Mejorar tu sistema inmunitario
  • Dormir mejor

Con tantas ventajas y testimonios positivos, tenía que experimentar eso de la meditación por mí mismo para ver si era tan bonito como lo pintaban.

¿Qué es Vipassana?

La palabra Vipassana significa “ver las cosas como son en realidad,” y es la técnica de meditación que utilizó Gautama Buda, el fundador del budismo, para alcanzar la iluminación.

A diferencia de lo que mucha gente cree, este tipo de meditación no consiste en sentarse a estudiar tus pensamientos y reflexionar sobre la vida, sino en observar tu cuerpo y tu mente. Sólo observar, sin ningún tipo de reacción. Al hacer esto –según la tradición budista– te vas liberando poco a poco del apego y la aversión que has ido acumulando a lo largo del tiempo y que son los causantes de tu infelicidad.

Lo que más me gusta de la meditación Vipassana es que es una técnica muy pragmática. Es decir, lo que importa es que acabes recibiendo los beneficios de la meditación, y todo lo demás es secundario. Por ejemplo, durante el curso te explican un poco de teoría budista, pero al mismo tiempo te dicen: “Si no crees en esto no pasa nada, pero sigue practicando porque eso es lo que cuenta y lo que te va a hacer más feliz.” Esto supone un fuerte contraste con la mayoría de religiones, en las que parece que lo único que importa es que sigas sus reglas a rajatabla.

Cómo aprender meditación Vipassana

La meditación Vipassana se enseña en cursos de 10 días. Hay cursos más largos y más cortos para alumnos avanzados, pero para principiantes lo mínimo son 10 días.

Los cursos tienen lugar en centros de meditación que hay por todo el mundo, y siguen siempre la misma estructura y funcionamiento. De hecho, incluso el profesor es siempre el mismo: S. N. Goenka, un birmano que es considerado el principal maestro de Vipassana en vida. Aunque al centro van otros dos profesores, uno para los hombres y otro para los mujeres, son sólo profesores auxiliares cuya única función es dirigir el curso, poner y parar las cintas de Goenka y responder las dudas de los alumnos.

Los centros de meditación están situados en zonas apartadas de la ciudad, para que exista un silencio total. Tienen tres áreas bien diferenciadas: dormitorios, comedor y sala (hall) de meditación. Hombres y mujeres están separados durante el curso, con su propio comedor, dormitorio y profesor. Sólo se juntan en el hall durante las meditaciones en grupo, y aun así allí se sientan en zonas separadas.

Reglas

Durante los 10 días que estás en el centro, debes respetar los siguientes preceptos:

  • No matar a ningún ser vivo
  • No robar
  • No tener ningún tipo de actividad sexual
  • No mentir
  • No tomar sustancias intoxicantes
  • Además, es obligatorio seguir varias normas:
  • Aceptar las instrucciones del profesor, sin ignorar ni añadir nada.
  • Abandonar (temporalmente, sólo durante la duración del curso) todos los ritos o ceremonias de otras religiones.
  • Mantener el Silencio Noble durante la duración del curso. Es decir, evitar cualquier tipo de comunicación con los demás estudiantes, ya sea hablada, escrita o por gestos. Sólo está permitido comunicarse con el profesor en caso de problemas con la comida, de salud, etc.
  • Evitar cualquier tipo de contacto físico.
  • Evitar cualquier forma de ejercicio físico, incluido yoga. Pasear para estirar las piernas sí está permitido.Vestir con ropa simple, modesta y cómoda. Nada de prendas atrevidas que puedan desconcentrar al resto de meditadores .
  • No leer, escribir o escuchar música.
  • Renunciar a todo contacto con el exterior, salvo en caso de emergencia. Al empezar el curso tienes que entregar tu teléfono móvil y no puedes recogerlo hasta el último día, y está prohibido abandonar el centro durante los 10 días que estás allí.

Como ves, las reglas son muy estrictas porque tienen como objetivo que no te distraigas y aprendas correctamente la técnica, pero si te paras a pensarlo tienen mucho sentido. Por ejemplo, no te dejan hablar con otros estudiantes porque cada persona debe experimentar la meditación por sí misma, y si un compañero te dijese que él “ha sentido una energía muy fuerte en el pecho” tu podrías pensar que tienes que sentir lo mismo y que si no es el caso es porque lo estás haciendo mal, cuando no es verdad.

Más sobre este tipo de meditación, aquí

Nota relacionada: A meditar y dile adiós al cigarrillo, aquí.

Fuente: Vivir al máximo 

Facebook Comments

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar