Bienestar

Ventajas de ser mamá después de los 40

¡No te dejes presionar! No hay que afanarse para tener hijos cuando se acercan los 40, ¡pues tiene sus ventajas!

Cuando uno es mujer, las décadas son como escalones vamos subiendo y que nos obligan a hacer ciertas cosas exigidas por la sociedad. Nos dicen que tenemos que casarnos antes de los 30 para dedicarnos a ser madres durante esta década, para a los 40 tener una crisis al descubrir que dedicamos nuestra vida a otros y no a nosotras mismas.

via GIPHY

Por fortuna todo ello está cambiando. Cada vez son más las mujeres que primero se dedican a construirse ellas mismas como personas y luego sí se concentran en otros, sean estos esposos o hijos, por eso es que la maternidad se está dando de manera más tardía en todo el mundo, ¡y del primer hijo!, que a veces es el único. Pero, ¿ser madre después de los 40 es malo? Desde un punto de vista médico, hay mayor riesgo a mayor edad, pero también tiene sus VENTAJAS.

Después de los 40

  • Eres más madura emocionalmente, por lo que tendrás más paciencia con tus hijos
  • Tienes mayor estabilidad económica
  • Si tienes pareja, generalmente es más estable, duradera y feliz
  • Los hijos de madres primeriza de entre 35 y 39 años tienen mejores resultados en pruebas cognitivas, según un estudio científico publicado en International Journal of Epidemiology
  • Como ya has alcanzado tus metas académicas y laborales, puedes disfrutar de la maternidad y alternarla menos con la consecusión de tus objetivos personales
  • Otro estudio (de la Universidad Southern California) encontró que dar a luz después de los 35 mejora las habilidades mentales de la madre

Ya tienes muchos argumentos para responder a quienes te pregunten ¿y tú para cuándo?

vibra también con: 11 mentiras sobre la prevención del embarazo

Comparte esta nota con tus amigas que están afanadas porque el cuarto piso se les vino encima y aún no han tenido hijos, ¡les arreglarás el día! 

Facebook Comments

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba