Curiosidades

10 reglas para ver cine de un profesor cacreco

Si no quieres hacer el oso, sigue las siguiente reglas para ver cine de un profesor de Historia del Cine y Apreciación Cinematográfica de una universidad bogotana…

1. Las películas se ven completas. Si llegas tarde, puedes perderte elementos clave para entender la historia (como en El Sexto Sentido o Juego Macabro). Así mismo, irse a hacer chichí o salir corriendo para evitar una hora más de parqueadero antes de que terminen los créditos, puede ser fatal, ya que actualmente muchas películas ofrecen información vital sobre la historia (o su continuación) al final de los créditos (como en las cuatro partes de Piratas del Caribe o en las películas de superhéroes de Marvel).

2. Dile NO a las películas dobladas. Salvo que seas un niño menor de 7 años o un analfabeta, las películas se deben ver en su idioma original. El actor es cuerpo y es voz. La actuación puede estropearse con un pésimo doblaje (como sucede con el Joker de Heath Ledger o el Voldemort de Ralph Fiennes). En los dibujos animados, el personaje se crea alrededor de la voz del actor y no al contrario. Ver un dibujo animado doblado, hace que se pierda la esencia del personaje (como sucede con el Burro de Eddie Murphy en Shrek o el Horton de Jim Carrey). Además, el doblaje mata muchos chistes y en algunas ocasiones plantea incoherencias donde originalmente no las hay. No seas perezoso.

rapido

3. No seas rápido y furioso. Muchas personas prefieren comprar una película pirata que está mal grabada (celular hacia la pantalla con público incorporado), mal copiada (solo pixeles), mal subtitulada (How Are you = qué edad tienes, Fine, thanks = Cinco, gracias) o en formato anamórfico (las personas se ven como si fueran acordeones aplastados). Aguántate un poco y espera a que salga el DVD o el Blu-Ray original o mejor aún, mírala en cine.

4. En el cine, el tamaño importa. Ver una cinta como Gravedad -que busca que el espectador se pierda en la inmensidad del espacio con Sandra Bullock- en un celular, es como ver basura. Las películas vistas en tablets, celulares o portátiles no son cine. Y esas salas de multiplex, que parecen cabañas de Girardot con TV incorporada, le restan mucho impacto a las películas. Recuerda, cuanto más grande la pantalla y más canales de sonido tenga una sala de cine, la película se apreciará mejor.

5. Las personas multi-tarea son un mito. Ver una película y chatear por celular al tiempo hace que ni se chatee bien ni se vea la película. Manosear a la novia mientras se ve la película hace que ni se vea la película ni se manosee bien. Eso sin contar con el pobre espectador que tiene que aguantarse la maldita luz de tu celular o el ritual de apareamiento que se lleva a cabo al lado. Si vas a cine, mira la película, si vas a chatear, quédate afuera y aprovecha el Wi-Fi. Y si vas a manosear, ve a un motel, que ahí también hay TV y Wi-Fi.

cine2

6. Dormir la película no es lo mismo que ver la película. Si te quedas dormido viendo la película, tu mente la va a completar como si fuera un sueño. Muchas personas creen que vieron una mala película, cuando lo que sucedió fue que su inconsciente le proyectó una película diferente. Si vas a dormir, lo mejor es la camita. Las sillas de cine no están diseñadas para dormir y generan tortícolis.

7. La mejor película es la que se discute a la salida. Cuando salgas de cine, trata de intercambiar ideas con las personas que te acompañaron a verla. Este intercambio puede llegar a cambiar tu percepción sobre la película o te permitirá “ver” cosas que no viste en la pantalla. Pero ese intercambio, por favor, no lo hagas en plena función. Hablar en el cine incomoda a los demás y hace que tú no veas realmente la película. No hagas visita en cine.

bop

8. Ten tu propio criterio. Si a ti no te gustó una película y a todos les pareció genial, no tengas miedo de sentar tu posición y exponer con argumentos tu gusto. Ten en cuenta que decir que una película es mala sin justificar tu opinión, o peor aún, sin haberla visto o saliéndose de la sala a los 20 minutos, es todo un sinsentido. Tampoco digas que una película es “ficti”. Ese término, además de crispar los nervios, no cuadra con el cine. Toda película es “ficti”, inclusive los documentales, si no quieres algo “ficti”, no vayas a cine. Utiliza el dinero de la boleta para viajar, escalar, compartir con tus seres queridos. Aunque algunos filósofos proponen que esas experiencias también son “ficti” y que nada existe realmente.

9. Exígete un poquito. Muchas películas comerciales son muy, muy, muy entretenidas y hasta profundas (La película de Lego, Comando Especial, Capitán Phillips, son algunos ejemplos recientes), pero siempre es bueno ver algo más exigente. El cine europeo y asiático, así como el cine norteamericano independiente, nos invitan a diferentes ritmos, diferentes puestas en escena, a sumergirnos en el silencio y la contemplación, y a salirnos de las estructuras de género. Al principio pensarás que la película es lenta o que no pasa nada… pero después de adquirir el gusto por ese “otro cine”, te darás cuenta de que el lento eras tú y que sí suceden cosas. El cine se aprecia viendo cine.

10. No digas “cine arte”. Eso es una redundancia absurda. Toda película de cine es una expresión artística (como también es parte de un negocio). Hay películas, buenas, regulares y malas. Difíciles y fáciles de entender. Profundas y ligeras. Ese concepto del “cine arte” es un concepto snob y estúpido que utilizan muchos mamertos para seducir bruticas.

¿Adicionarías otra regla a esta lista?

Agradecemos al profesor André Didyme-Dome por su asesoría para esta nota.

Facebook Comments

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba