Curiosidades

¿Cómo mejorar tu estado de ánimo?

¿Alguna vez estuviste de mal humor sin poder cambiarlo? ¿O tenías un montón de tarea, pero te diste cuenta de que no estabas de humor para hacerla? A veces nos sentimos a merced de nuestros estados de ánimo, pero éstos no son cosas que simplemente nos pasan.

Un estudio indica que sonreír, incluso cuando no nos sentimos felices, puede ralentizar el ritmo cardíaco y disminuir los niveles de estrés. Cuando andamos de mal humor, estresados o apenados, nuestro cuerpo comienza a manifestar ese estado de ánimo en síntomas físicos.

“Cuando estamos estresados, asustados o tristes el cerebro envía señales al cuerpo que el peligro está presente y el cuerpo asume una postura defensiva o de escape. Esto puede dar lugar a tensión muscular, aumento del ritmo cardíaco, aumento de la temperatura corporal, falta de aire, etc. Esta postura es muy útil cuando hay peligro físico real (es decir, nos ayudan a correr de un depredador potencial), pero el resto del tiempo suena una alarma de incendio en el cuerpo a pesar de que no hay humo”

A continuación te contamos qué cosas que puedes hacer para mejorar tu estado de ánimo en dos minutos:

1. Sonríe, aunque no tengas ganas de hacerlo.

La especialista cita al maestro budista Thich Nhat Hanh, quien dijo: “A veces tu alegría es la fuente de tu sonrisa, pero a veces tu sonrisa puede ser la fuente de tu alegría”.

El estudio indica que sonreír, incluso cuando no nos sentimos felices, puede ralentizar el ritmo cardíaco y disminuir los niveles de estrés.

“Sonreír envía una señal al resto de nuestro cuerpo de que las cosas están bien, que es seguro bajar la guardia. Así que la próxima vez que te sientas abrumada, intenta sonreír”.

2. Cambia tu postura: siéntate derecho y adopta una posición de poder.

Aunque suene ilógico, modificar nuestra postura puede cambiar la forma en que nos sentimos. Un estudio realizado por Brion, Petty, y Wagner en 2009 determinó que sentarse derecho influye positivamente en el estado de ánimo de las personas, proporcionándoles más confianza en sí mismos. En cambio, “echarse” en la silla, provoca el efecto contrario.

3. Pon una mano en tu corazón

Los abrazos ayudan a sentirnos mejor y por eso recurrimos a ellos cuando estamos tristes. Pero si no tienes a nadie a quien recurrir en un momento angustioso, especialmente si estás en el trabajo, puedes obtener los mismos efectos positivos, poniendo una mano a la altura de tu corazón, frotando tus brazos y masajeando tu propia cabeza.

Fuente: Derf

Facebook Comments

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba