Curiosidades

¿Cómo pedir una silla en el transporte público?, así lo hacen en Corea

Esta es la forma en la que ceden el puesto a las mujeres embarazadas en el transporte público en Corea del Sur, ojalá este tipo de tecnología estuviera disponible en nuestros sistemas de transporte, claro, primero hay que comenzar con la cultura ciudadana.

A pesar de que la mayoría de los sistemas de transporte público en el mundo cuentan con asientos reservados para personas de edad avanzada, con alguna discapacidad o embarazadas, la realidad es que a veces es complicado determinar cuando estamos ante una persona que necesita que le cedan el asiento, ya que muchas veces nos dejamos llevar por la apariencia y ésta no siempre indica la situación que está atravesando esa persona.

En Corea del Sur los asientos reservados pueden ser usados sin problema por cualquier persona siempre y cuando no haya una persona que lo necesite, pero cuando el transporte público está en plena hora pico la situación se vuelve aún más complicada, por ello han decidido adoptar el uso de beacons para que en este caso las embarazadas, siempre tengan un asiento disponible sin importar que no parezcan embarazadas o estén entre el mar de gente del transporte público.

Ver Video

La compañía Daehong en colaboración con la ciudad de Busan, han implementado hace unos días una prueba piloto de algo que han llamado Pink Light, un proyecto que busca ayudar a las embarazadas a que siempre tengan un lugar donde sentarse en el transporte público.

El proyecto consiste en la instalación de luces con sensores Bluetooth ubicadas en los tubos frente a los asientos reservados, los cuales se encenderán cuando detecten la cercanía de unos beacons en forma de llavero, esto servirá para dar la indicación a la persona que esté ocupando el lugar de que hay una embarazada que necesita el lugar. Cuando el sensor detecte que la embarazada esté sentada, la luz se apagará y no se volverá a activar hasta que la embarazada se levante y llegue una nueva persona.

Beacos

Los llaveros beacon están siendo entregados de forma gratuita, por supuesto, a embarazadas que tengan al menos tres meses de gestación, esto con la intención de que puedan usarlo durante un periodo de seis meses, que es lo que aproximadamente dura la batería. Las mujeres sólo deberán llevar el beacon con ellas en todo momento y el sistema trabajará de forma automática.

En esta primera etapa el sistema se ha instalado en una línea de tren de la ciudad con buenos resultados, pero esperan que para finales de año puedan ampliar el programa a líneas de metro y autobuses, además de añadir personas de edad avanzada y con alguna discapacidad al proyecto. Dependiendo del éxito de Pink Light durante este 2016, los responsables podrán ampliar el programa a otras ciudades e incluso tener la posibilidad de vender la tecnología a otros países.

Tomado de Xataka 

Facebook Comments

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar