Curiosidades

Esta es la moda que enloquece a los brasileños, se llama “marquinha”

Sabemos que el  bronceado perfecto siempre ha sido un tema de antes y después de vacaciones y es normal, todos queremos lucir una piel radiante, con un color de piel perfecto y quedar muy bellas.

A muchas mujeres les gusta ver la sombra del bikini en su cuerpo, porque eso da a entender que el resto del cuerpo está total y perfectamente bronceado o bueno no siempre es la perfección, pero si se sabe que por lo menos una parte del cuerpo tiene un color de piel diferente.

Pues resulta que en Brasil está de moda una técnica que ayuda a que esto suceda sin necesidad de ir a la playa o a piscina y esperar por horas a conseguir el tono de piel perfecto.

La moda se llama “marquinha”, hasta ahora popular solo entre las mujeres pero al parecer también se hará para hombres y hay unos que ya están empezando a ir.

Desde que la cantante brasileña Anitta mostrase en su videoclip convertido en éxito internacional, “Vai Malandra”, cómo las mujeres se bronceaban con una cinta adhesiva para potenciar la marca del sol, éste método de moreno se popularizó entre la población brasileña.

Erika Romero es una de las impulsoras de esta moda, con una terraza en la zona oeste de Río de Janeiro, ha fundado su negocio  y atiende a decenas de personas que acuden todos los días a su azotea en busca del mejor bronceado.

Aquí les contamos cuál es el procedimiento que hacen los brasileños

El procedimiento consiste en colocar una cinta adhesiva sobre el cuerpo del cliente, aplicarse protector y a continuación subir a la terraza a tomar el sol.

Una vez ahí, las ayudantes de Erika pasan un acelerador del bronceado sobre el cuerpo de sus clientes y los hidratan con agua cada poco tiempo para que puedan aguantar el sofocante calor.

Con temperaturas que alcanzan los 40 grados, los clientes soportan cuarenta minutos bajo el sol de frente y otro tanto de espaldas.

“Aquí el bronceado tiene un diferencial, pasamos un producto que acelera la “marquinha”, es más poderoso, y al ver lo perfecto que quedaba en las mujeres los hombres se quisieron apuntar”, explicó  Erika Romero.

Cada sesión de bronceado cuesta cerca de unos veinte dólares, y en pleno verano austral y con el carnaval a la vuelta de la esquina, la demanda aumenta considerablemente en el local de Erika.

Aunque es obligatorio el uso de un protector solar, este solo se aplica una vez al inicio de la sesión, en caso de que las pieles sean más blancas, se emplea el factor treinta y en caso de pieles oscuras el factor quince.

Igual chicas, hay que tener en cuenta que esto no es para todo el mundo y si hay que cuidarse mucho la piel de los rayos del sol, porque podría ser peligroso. No olviden compartir en sus redes sociales.

 

Información de: Minuto30 

Facebook Comments

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba