¡No deberías casarte tan joven!

¡No deberías casarte tan joven!

Casarte muy joven puede paralizar planes y metas, ya que tus prioridades las deberás compartir con otra persona.  Aquí te dejamos unas razones para que las tomes en cuenta y veas los pros de no casarte tan joven.

Tienes tiempo para conocerte

Te encuentras en tus 20’s y a esa edad te das cuenta qué es lo que verdaderamente te gusta, te apasiona y a dónde te quieres dirigir. No te apresures en tomar una decisión tan importante como casarte solo porque piensas que ya es tiempo. Explora otras posibilidades como estudiar en el extranjero o crear tu empresa.

viajae

Viajas más seguido

Si te gusta viajar y conocer el mundo esta puede ser una razón para que pienses dos veces si te quieres casar muy joven. El estar dentro de un matrimonio no quiere decir que no viajes, pero las posibilidades son mínimas porque tienes otras responsabilidades.

Aprendes a depender de ti misma

Sales de los brazos de tus padres para inmediatamente entrar en los de tu futuro esposo, de esa forma no aprendes a cuidarte y a depender de ti. Es bueno tener a alguien que esté ahí para apoyarte, pero también es bueno tener el control de tu vida y saber cómo manejarte sola en situaciones difíciles.

Te concentras en tu vida profesional

Estás casada y eso no quiere decir que no puedas tener una carrera profesional, pero si quieres tener tu propio negocio o aprender cosas nuevas fuera del país el tener una pareja que dependa de ti puede ser una distracción. Lo más probable es que pueda sentirse solo si es que tienes otras prioridades.

Fuente: Informe21

Temas mencionados en este artículo
Siguiente artículo