Curiosidades

Proyectos que nunca terminamos y otras promesas incumplidas

Desde “tenemos que vernos” hasta “mañana empiezo la dieta”, son más las cosas que no hacemos que las que logramos. He aquí lo que más incumplimos.

Nuestra especie, en lugar de llamarse Homo Sapiens debería llamarse Homo Incumpliens, pues son más los proyectos que emprendemos que los que logramos culminar. La verdad es que hablamos demasiado y nos comprometemos más con nuestro entorno que con nosotros mismos, y tal vez por eso mucho de lo que planeamos se queda en planes.

Lo peor es que muchas de estas cosas que emprendemos, de ante mano sabemos que no las vamos a culminar, y sin embargo nos engañamos a nosotros mismos diciéndonos que “esta vez sí”… Sí… ¡cómo no! Claro que no todos somos así, algunas personas son mucho más efectivas que la otras y, por el contrario, hay quienes nunca en su vida han terminado nada.

Sostén nuestra mirada y dinos de frente que nunca has incumplido las siguientes promesas o proyecto:

-El gimnasio: Sí, claro, habrá quien después de pagar vayan al gimnasio pero seamos sinceros, la mayoría de nosotros pagamos y después perdemos esa plata porque no volvemos ni por equivocación. Y lo peor es que nos convencemos de mil y una disculpas, desde ese extraño dolorcito que sube por la espalda hasta lo cansados que llegamos del trabajo, lo cierto es que lo dueños de los gimnasios se la deben pasar todo el día riéndose a lo Mr. Burns sobre una pila de billetes de 50.

burns 

-La dieta: Maldecimos a nuestro doctor porque nos pone a dieta por tener un par de kilitos de más, y lo seguimos odiando cuando todos comen torta menos nosotros por la bendita dieta. Lo maldecimos a él y a su familia hasta la séptima generación cuando nos invitan a un asado y no podemos comer sino tomate, pero el aroma de las papas, la mazorca y la carne baila en nuestra nariz y nos hace agua la boca… Finalmente nos rendimos y una vez que rompemos la dieta, ya no hay vuelta atrás, volvemos a comer mal, ¡que es más rico!

sully 

-La visita: Es víctima de esta promesa incumplida toda tía querida, abuelita amorosa, amiga del colegio, excolega, la vecina que se trasteó al otro lado de la ciudad, las primas que viven en el pueblo al que sabes que no irás en vacaciones, esa señora que te saluda de beso y abrazo pero de quien no sabes el nombre ni recuerdas de dónde la conoces pero que te da pena preguntarle porque es taaaan querida, etc.

claro 

-El negocio: Todas las familias hemos pasado por eso. Vamos a montar un negocio, y entre tragos y cervecita, cuadramos todo, designamos presidente al abuelo, gerente al tío que estudió 5 semestres de economía, secretaria a la mami porque ella siempre es superorganizada pero que no hace las cartas porque no tiene impresora (entonces te toca a ti), al primo borrachín no le contamos porque se bebe todo… Al otro día, en el almuerzo, nos hacemos miradas incómodas y nunca volvemos a hablar sobre el exitoso negocio familiar que se quedó en palabras.

precio 

-El paseo:  Desde la segunda luna de miel para reavivar el fuego en pareja hasta el paseo para reunir a los primos, todos tenemos una aventura planeada 10 mil veces que se queda siempre en eso, en planes. Y es que los astros se alinean siempre para impedir que te escapes de la ciudad; a veces tienes la plata pero no te dan vacaciones; o cuando estás en tus días libres, te enfermas; o preciso, cuando tienes el tiempo, no tienes plata porque te mandaron a vacaciones obligadas no remuneradas… Y después de ver El paseo 1, 2 y 3, ¡menos!

avion 

¿Cuál es tu proyecto o promesa que más has incumplido?

Facebook Comments

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba