Curiosidades

¿Sabes qué le sucede a tu cerebro mientras estás enamorado?

En el enamoramiento, tras el impulso emocional del inicio, se ponen en marcha los circuitos cerebrales de la confianza para consolidar el vínculo amoroso, y se silencian específicamente las áreas que crean distancias, aquellas que se activan en estados depresivos o de tristeza, asegura Natalia López-Moratalla, catedrática de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Navarra.

Diálogos y silencios entre las neuronas atan a los enamorados por una doble vía, atrayéndoles al activar la vía de la recompensa emocional, y superando las distancias personales al desactivar la desconfianza.

Cuando una persona se enamora de otra, en su tejido neuronal se activan circuitos relacionados con la confianza, la felicidad y la adicción a las drogas, y se silencian las áreas vinculadas a la tristeza y la depresión, según un informe de dos universidades.

La dopamina y norepinefrina son dos sustancias involucradas en las emociones que provoca el amor. Ambas aparecen tanto en el orgasmo, como cuando ves el retrato del objeto de tu afecto.

Si estudias para aprender algo nuevo cuando estás enamorado, el proceso se hace más simple, pues disfrutas más todo lo que tienes alrededor.

Los enamorados presentan niveles bajos de serotonina, similares a quienes padecen de trastorno obsesivo compulsivo. Esto explica porque durante las primeras etapas del amor, las personas no pueden/quieren estar lejos una de la otra ni un minuto.

Las áreas del cerebro con mayor actividad en personas que aman, pueden mantenerse de la misma manera durante décadas, es decir, el amor “para siempre” es posible.

En el siguiente video, creado por ASAP Science, se explica la actividad cerebral de las personas enamoradas, como la similitud entre el amor y la intoxicación con narcóticos o la curiosa relación del transtorno obsesivo compulsivo y el amor.



El cautivante rostro de la persona amada

“Mirarse a los ojos hace compartir un mundo en que ambos se funden” expone esta experta, que añade que en el proceso neurofisiológico del enamoramiento también hay diferencias en cuestión de sexos.

Según la experta de la UNAV “los estudios indican que las mujeres emplean más la oxitocina, la hormona de la confianza, que además aumenta su nivel con el contacto físico y la mirada. Domina en ellas la empatía emocional”.

“Por el contrario, los hombres usan más la vasopresina, que potencia la testosterona y facilita una empatía más racionalizada, y aumenta la detección de estímulos eróticos”, afirma la catedrática.

Con información de Informe21

Facebook Comments

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar