Curiosidades

¿Sabes qué sucede en tu cuerpo cuando bostezas?

A pesar de que el bostezo es una de las funciones que nuestro cuerpo realiza de manera involuntaria y que disfrutamos mucho, incluso desde que estamos en el vientre materno.

Ahora, una nueva investigación de las universidades del estado de Nueva York (SUNY) y de Viena, dirigida por el fisiólogo Andrew Gallup, sostiene que bostezar no solo refrigera el cerebro, sino que además mejora su eficacia y su velocidad de respuesta.

Según las conclusiones de este estudio, publicado en la revista Fisiología y Comportamiento, «el bostezo contribuye a mantener la temperatura cerebral balanceada y en una homeostasis óptima», es decir, que contribuye a mantenerlo estable para asegurar su correcto funcionamiento.

Los científicos han llegado a estas conclusiones después de comparar el número de bostezos que se contagian entre los peatones de Austria y Arizona al ver fotografías de gente bostezando.

Los austriacos bostezan más en verano

Los resultados mostraron que la gente de Viena bostezaba más en verano que en invierno, y que en Arizona ocurría justo lo contrario: había más bostezos en invierno. El responsable, Jorg Massen, de la universidad de Viena, explica que esto no depende de la estación del año, sino que esta respuesta ocurre en un rango de temperaturas determinado. Es decir, que tanto en un verano tórrido de Arizona como en un invierno gélido de Viena disminuye la frecuencia de bostezos contagiados.

Según explica el científico, la refrigeración ejercida por el bostezo «no es funcional cuando la temperatura ambiente es tan caliente como la del cuerpo, y puede no ser necesaria o incluso tener consecuencias dañinas cuando fuera está helando».

El mecanismo de refrigeración

Este mecanismo de enfriamiento depende de tres fenómenos, según explica Jorg Massen: «el bostezo incrementa el flujo sanguíneo hacia el cerebro, entra una cantidad considerable de aire del exterior en la boca y ventila los senos nasales».

Aunque el bostezo tenga su papel, los ciclos de sueño, la actividad cerebral y el estrés también influyen en la regulación de la temperatura cerebral.

El bostezo en los animales

«Casi todos los grupos de vertebrados bostezan, incluyendo a aves y peces», según Javier de Miguel Águeda, biólogo experto en comportamiento animal de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), aunque el bostezo contagioso solo se da entre algunos grupos de mamíferos.

«En ciertos grupos de primates, como papiones y macacos, los bostezos se utilizan como señal de amenaza», porque dejan al descubierto los colmillos. También en hipopótamos y en ciertos peces, pueden utilizarse como señales de amenaza, explica el biólogo.

Los beneficios del bostezo:

1. Disminuye tu temperatura corporal. Un estudio encabezado por Adrew Gallup en la Universidad de Princenton asegura que al bostezar, se expanden y contraen las paredes del seno maxilar (pómulos), las cuales bombean aire para enfriar tu cerebro, es por ello que bostezamos tanto en épocas calurosas.

El estudio de Gallup publicado en la revista Medical Hypotheses señala que lo que ocurre en tu cuerpo al bostezar es que la temperatura corporal disminuye por un pequeño lapso de tiempo.

2. Signo de vínculo emocional y empatía. Otro estudio del Museo de Historia Natural de Pisa, Italia, señala que los bostezos ocurren por empatía. Con aquellas personas con las que tenemos fuertes vínculos emocionales podemos desatar una cadena de bostezos, aunque este puede surgir incluso, cuando estamos leyendo al respecto, mirando un video o una fotografía con gente bostezando.

3. El bostezo nos relaja. Algunos expertos piensan que el bostezo actúa como un mecanismo de relajación natural. Es común bostezar después de una situación estresante y es el preámbulo del sueño. El bostezo no siempre está vinculado al aburrimiento o a la falta de atención.

4. Te ayuda a oxigenarte. Cuando tenemos cansancio o extrema relajación respiramos con menor intensidad, lo que provoca un intercambio menor de oxígeno o un exceso de dióxido de carbono en nuestro cuerpo, el bostezar nos ayuda a tomar aire profundamente y compensar la falta de oxígeno.

5. Incrementa tu presión arterial. Tras un bostezo, se incrementa la presión arterial y la frecuencia cardíaca más de un 25%.

6. Es un intenso gasto de energía. Muchas partes de tu cuerpo entran en acción cuando bostezas y tus músculos reaccionan de manera intensa, en primer lugar, tu boca se abre y la mandíbula cae y permite que una enorme cantidad de aire entre a tus pulmones, los músculos abdominales se flexionan, y el diafragma es empujado hacia abajo.

7. Bostezo por problemas de salud. Sabemos que el bostezo es natural, pero si bostezas excesivamente, al grado de generarte incomodidad y sobre todo cuando has descansado lo suficiente, tu cuerpo podría estar enviándote algunas señales sobre tu salud cómo: falta de células rojas en la sangre o una capacidad pulmonar deficiente.

Con información de Informe21

Facebook Comments

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba