Curiosidades

Sexomia: sonámbulos que tienen sexo

Demuestra que un sujeto, acusado de abusar de su hija, en realidad tenía un trastorno del sueño llamado sexomia y no era consciente de sus actos.

Investigaciones científicas sobre trastornos del sueño en México han permitido identificar casos de personas que, estando completamente dormidas, buscan o sostienen encuentros sexuales, sin fijarse si se trata de un familiar, un menor de edad o compañeros de trabajo, causando graves problemas a quienes en realidad tienen una enfermedad.

Reyes Haro Valencia, neurofisiólogo y director de la Clínica del Sueño de la UNAM, que encabezó un estudio sobre un polémico caso en México de ese trastorno —conocido como sexomia—, detalló que las personas afectadas tienen actividad sexual, ya sea autodirigida (masturbación) o buscan a quienes se encuentran a su lado sin discriminar, lo que ha derivado en ataques violentos y denuncias penales.

Caso polémico

Luego de varias diligencias legales, Haro Valencia demostró que un sujeto, padre de familia denunciado por su esposa, quien lo descubrió practicando sexo oral a su hija de cuatro años, en realidad padecía sexomia y en absoluto fue consciente de sus actos.

“Hubo un trabajo médico. La solución, por supuesto, no era la cárcel. Lo grave es que este problema es de lo más común, consideramos que afecta alrededor de 2 por ciento de la población, y por la falta de conocimiento de que hay un tratamiento muy sencillo, no se atiende”, precisó en entrevista, tras aclarar que este tipo de parasomnia (trastorno del sueño) tiene menos de seis años de haber sido descrito.

Al paciente se le practicaron todo tipo de estudios a fin de medir sus reacciones durante la etapa del sueño, medían la actividad eléctrica del cerebro, latidos del corazón, todo tipo de expertos efectuaron perfiles patológicos de índole sexual, además de que se documentó cada uno de sus movimientos.

La evidencia médica demostró que esa persona estaba realmente dormida y soñando, y que no buscó, como sucede con los abusadores sexuales, a una víctima. No sabía lo que hacía porque todos sus actos fueron inconscientes.

Aunque causó cierto escepticismo entre las autoridades ministeriales de México, el hombre obtuvo sentencia absolutoria e incluso se reintegró con su familia una vez que se puso remedio a su padecimiento, aunque para ello se tuvo que someter a todo un proceso de atención psicológica con su esposa y sus hijos.

Para tratarlo se valieron de fármacos y hasta una mascarilla de respiración para dormir que se coloca en las fosas nasales, dado que se detectó que parte de su problema eran los ronquidos.

¿Qué opinas?

Tomado de Milenio

Facebook Comments

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba