Así ha evolucionado Victoria’s Secret

Nov 14, 2017
Valora este contenido
(4 votos)

La fama de esta marca es mundial y es que todas quisiéramos tener una de ellas, pero, ¿a qué se debe su popularidad? Aquí te lo contamos.

vic1

Victoria’s Secret es una de las marcas más reconocidas de lencería para dama. Su popularidad se debe en gran medida a sus exquisitas prendas de encaje que hacen desear a más de una poseer alguna pantaleta. Sin embargo, el fenómeno de Victoria’s Secret no sólo se basa en la lencería hermosa que tienen, sino en las sensuales mujeres que portan las sutiles prendas que adornan maravillosamente sus cuerpos. De esta manera, los catálogos de lencería que adquieren los caballeros representan el 55% de la venta de la compañía, un dato curioso es que estos catálogos están hechos con papel de bosques certificados y 10% de papel reciclado.

vic2

Un estudiante de Stanford llamado Roy Raymond quería comprar lencería para su esposa, sin embargo, entrar a una tienda diseñada para mujeres le causaba una tremenda incomodidad. Con base en esta premisa, decidió crear una tienda que le permitiera a los caballeros comprar ropa sin sentir las miradas de la gente curiosa, así, en 1977, creó su empresa Victoria’s Secret.

Con un préstamo de 40 mil dólares del banco y 40 mil de sus suegros, logró una ganancia de 500 mil al final del año. La primera tienda en Palo Alto cambió la costumbre norteamericana de la ropa femenina: antes las mujeres compraban por comodidad y sólo el encaje para una ocasión muy especial, después los caballeros y sus esposas asistían con regularidad para ver las novedades.

vic3

Raymond comenzó su catálogo y gracias al éxito de su primera tienda, abrió otras tres. Sin embargo, después de cinco años, vendió la compañía a Leslie Wexner por 1 millón, parecía haber hecho un gran negocio hasta que dos años después, la compañía generó una ganancia de 500 millones, por lo que Roy Raymond saltó del puente del Golden Gate.

A principios de los 80 Leslie Wexner buscó dónde invertir su dinero, puesto que su compañía The Limited, había funcionado bastante bien y quería expandirse más. Cuando Wexter vio la tienda de Victoria’s Secret en San Francisco, no pudo evitar invertir en esta. “Era una tienda pequeña, victoriana, con sofás de terciopelo rojo. Había lencería muy sexy, no se había visto nada similar en los Estados Unidos. Sin embargo, a pesar de los elegantes brasieres y pantaletas, las modelos se veían incómodas”.

Decidió estudiar la lencería y las boutiques europeas. Las mujeres del viejo continente veían a la lencería como algo esencial en la vida cotidiana, por lo que regresó convencido de que si las mujeres estadounidenses podían acceder a ese tipo de lencería sexy y a un costo accesible, querrían usarla todos los días.

vic4

Además, el vacío que había en el mercado íntimo resultaba una perla del mercado masivo. Después, Wexner decidió crear una compañía que siguiera los principios de Ralph Lauren: Una inspiración británica en el mundo aspiracional que el consumidor norteamericano busca. De hecho, en los años 80, fingían ubicarse en Londres cuando en realidad estaban en Ohio.

El nuevo catálogo se convirtió en uno mucho más moderno y ardiente. Las modelos parecían sacadas de Vogue y Glamour, las fotografías eran de alto nivel y tenían gran sensualidad. Estaban listos para reflejar una nueva imagen, además, su nuevo producto el Miracle Bra se convirtió en una de las ventas más populares; en un año logró dos millones de dólares.

Según Trading up, para 1995 Victoria’s Secret se convirtió en una empresa con 1.9 billones de dólares y 670 tiendas en toda la nación. Victoria’s Secret se volvió la marca de aparadores más popular en el mundo, con un ingreso neto de casi 5 billones.

vic5

Wexner logró crear ropa interior sexy y volverla algo cotidiano. Logró convencer a muchas mujeres de que invertir en lo que hay debajo de la ropa es tan importante y necesario como la ropa misma. Victoria’s Secret se ha convertido en una empresa tan relevante que la Orquesta Sinfónica de Londres grabó un CD para la compañía.

Tomado de Cultura Colectiva 

Relacionados

Sigue la conversación