Pareja

15 recomendaciones para salvar tu matrimonio del divorcio

La verdad es que nadie se casa para separarse y aunque parezca difícil mantener un matrimonio existen algunas cosas que puedes trabajar junto a tu pareja y nosotros las compartimos contigo.

El divorcio es algo para lo que ninguna persona está preparada, y seguramente tú te casaste [email protected] y con la esperanza de vivir el resto de tus días muy feliz. Incluso quizá, cuando escuchabas hablar a algún conocido sobre su separación, probablemente pensabas algo como: “el divorcio nunca me pasará a mí, eso le pasa sólo a los que no se aman”.

Sin embargo, déjame decirte que nadie se encuentra exento de sufrir el duro proceso de un divorcio. Se tiene la vaga creencia de que el amor es algo que se siente y que con eso es suficiente, pero esto es un error ya que el amor se deja de sentir si no lo cultivas cada día.

Te estarás preguntando cómo puedes trabajar en fortalecer tu matrimonio y evitar el divorcio. Estos son algunos consejos de expertos en psicología y algunos otros tomados de experiencias personales sobre cómo evitar ciertos errores que usualmente ponen en peligro las relaciones matrimoniales y para que empieces a demostrar tu amor con hechos.

1. Respetarse el uno al otro

 respeto

El respeto mutuo es un pilar fundamental de un matrimonio feliz. Incluso cuando estés molesto, intenta hablar con respeto. De esta manera evitarás vivir situaciones en las que uno de los dos sienta que el otro está tratando de manipularlo y de ejercer algún tipo de presión sobre la relación.

2. No compares a tu pareja con otras personas

 comparar

No compares a tu pareja con las parejas de otras personas, especialmente si es alguien que viste en alguna red social como Instagram o Facebook. Esto aplica tanto si lo piensas como si lo dices en voz alta. Recuerda que la gente siempre elige no su realidad sino la imagen que desean reflejar de su vida y relaciones. Así que cuando otros esposos regalen ramos de flores a sus amadas, las lleven a restaurantes costosos, o les compren regalos, es muy probable que sea falso. Incluso si en realidad lo hacen, eso no necesariamente significa que esas parejas sean felices.

3. Mantente en forma y cuida de ti misma

 forma

Cuida siempre de ti misma. Un matrimonio feliz se trata de buen sexo. A la gente le encanta ver lo que es atractivo a sus ojos. Mantente en forma y saludable. Piensa en cómo te ves cuando estás frente a tu pareja, incluso si están en casa. Esos viejos pantalones para salir a trotar y esas franelas talla grande son algo que debes evitar a como de lugar. ¿Un cuerpo bien tonificado y ropa interior cómoda y sexy? Se merecen un enorme sí. Esta regla aplica tanto para mujeres como para hombres.

4. Tu esposo es tu prioridad, después están los niños

 atencion

La paternidad tiene que ver con ser abnegados con nuestros hijos, pero sería un error sacrificar tu matrimonio por ellos. Primero, si tus hijos son todo lo que necesitas en el mundo, eso está muy mal, especialmente para ellos. Segundo, una pareja casada es el centro de la familia. Y tercero, un día los niños crecerán y se irán de la casa. Es ahí cuando ustedes dos serán dejados por su cuenta y se encontrarán con sus intereses e historias en común. O quizá verás que nada queda de tu matrimonio, sólo una persona a la cual ya no le tienes tanto cariño. Pregúntate si esto es lo que realmente quieres que suceda.

5. No intentes hacer que tu pareja cambie

 cambiar

La gente se equivoca al pensar que alguien puede cambiar a su pareja. Todos tenemos defectos, y es casi imposible transformarlas en las personas que quieres que sean. Las cosas que nunca debes intentar cambiar son los malos hábitos, los puntos de vista religiosos, la relación con sus padres, los hobbies, la manera en la que ven el mundo, y lo que ponen como prioridad. Pero hay algo bueno que puedes hacer y es crear hábitos y tradiciones familiares mutuas que sean del agrado de todos.

6. Perdónense el uno al otro

 perdon

Nadie es perfecto. Todos cometemos errores. En todas las relaciones surgen malentendidos y todas en algún momento se causan heridas. Si una pareja no puede perdonarse, entonces con el tiempo, la relación colapsará a causa de quejas acumuladas.

7. Evita las palabras de peso, especialmente “divorcio”

 palabrotas

Intenta evitar frases como “Si esto sigue así, te dejaré.” Y nunca digas la palabra “divorcio”. Si vas a usarla, entonces debes estar preparado para marcharte e ir a ver a un abogado. No regreses luego con el rabo entre las piernas diciendo: “Eso no fue lo que quise decir.” Es muy probable que tu pareja diga, “Está bien. Vete.” Este tipo de frases, que usualmente decimos cuando estamos molestos, no son olvidadas. Incluso después de que hagan las pases, esto sólo aumentará las posibilidades de que se dé el divorcio.

8. Controla tus emociones

 emoscion

Intenta decirte a ti mismo “¡detente!” cuando quieras insultar a tu pareja. Si sientes que no puedes controlarte, toma un respiro, respira profundo, y ve a dar un paseo. Sólo ten cuidado de no usar esto para aislarte de tu pareja. Dile que regresarás a retomar la conversación cuando logres calmarte. Y desde luego, cumple tu palabra.

Mira la continuación de las recomendaciones en la siguiente página.

Facebook Comments

1 2Página siguiente
Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba