Pareja

¿Cómo decirle que quiero terminar?

Cuando se habla de una pareja que atraviesa una separación, solemos pensar en gritos, peleas o traiciones. Sin embargo, no siempre hay odio o rencor entre aquellas dos personas que, un día, soñaron con un proyecto juntos.

Vale la pena terminar a tiempo.

A veces, simplemente se termina el amor. Por lo general, uno de los dos es el que se despierta primero de aquel hechizo que los mantenía unidos desde hacía un tiempo. Pero tomar la decisión de separarse no es nada fácil. Comunicárselo a la pareja cuando existe mucho afecto de por medio produce un gran dolor; tanto, que a veces uno llega a preferir que sea el otro quién agarre la posta.

¿Cómo decir que hay que cortar de la manera menos dolorosa?

“No hay una manera, cada uno hace lo que puede”, afirma el licenciado en psicología Patricio Furman, quien trabaja en la Fundación Buenos Aires, en Argentina.

“El duelo es inevitable por más elegante que sea la forma de decirlo; porque no se trata del modo en que se expresa, sino de lo que se expresa”.

Es cierto, cuando se toma una decisión tan importante uno sabe que se acerca el sufrimiento, y por eso muchas veces prefiere negar lo que está sucediendo. De alguna forma, desenamorarse o terminar con una relación produce culpa porque desde chicos nos introdujeron en la cabeza que el amor tiene que ser hasta que la muerte nos separe.

¿Cómo vamos a romper con semejante paradigma?

Hay que ser muy despiadado, especialmente si nuestro compañero es una buena persona. “Las promesas de amor todavía son eternas y en una separación se está rompiendo algo que ambos habían prometido. Cuando el amor se termina… en un punto es vivido como un fracaso. Porque la idea de que sea toda la vida se termina”, explica Furman.

La licenciada en psicología y especialista en temas de género, Verónica Barca, está de acuerdo y añade que “por un lado no queremos dañar a alguien a quien le tenemos afecto.

Asimismo, está el tema de que hay una cabeza más tradicional que nos apunta que el amor debe ser para toda la vida. Pero por otro lado, en esta época los paradigmas culturales están cambiando”.

como saber si la relacion va a funcionar

Mejor malo conocido que bueno por conocer.

Dormir y hacer de cuenta que nada sucede parece ser una manera cómoda de llevar la situación. “El cambio genera miedo e incertidumbre, por eso tenemos cierta tendencia a ser conservadores. La estabilidad nos da certezas porque siempre está el temor a lo nuevo”, aclara el psicólogo de la Fundación Buenos Aires. Y agrega que, a la vez, uno se va convenciendo de que no es posible pasarla mejor. Cuando estamos mal tenemos de qué protestar; es más fácil quejarse del otro, porque en definitiva no nos hacemos cargo de ese malestar o de esa angustia que también forma parte de nosotros mismos. A primera vista parece una posición cómoda, sin embargo, el profesional subraya: “Es incómodamente cómoda”.

La licenciada Barca coincide en que a veces uno tiene miedo de dañarse uno mismo, no solo de dañar al otro.

¿Cómo le digo y cómo me digo?

Porque a uno le cuesta aceptar que ya no es como era. Se caen muchas cosas que hemos construido de nosotros mismos: el erotismo, el amor, la imagen…” El planteo para la psicóloga es que hay mucho en juego ya que, por un lado, uno no sabe del todo lo que está perdiendo. Por el otro, está el miedo de que la pareja sufra; pero también hay un sufrimiento personal por la pérdida de una ilusión que se tenía.

¿Hasta qué punto?

Llega un momento que la olla a presión explota y hay que enfrentarse con la realidad. “Si una persona se está sintiendo mal, cuanto más tiempo deje correr peor lo va a pasar en la vida. Esto genera impotencia y frustración”.

Entonces, una vez tomada la decisión, uno se siente mejor con la conciencia si se encuentra la manera menos dolorosa de trasmitirlo. ¿Existe esta ‘manera menos dolorosa’? ParaFurman no hay un manual de cómo separarse correctamente.

“Tenemos que hacer lo que sentimos en ese momento, plantearlo nunca es fácil. Muchas veces, ambos se complican pensando en qué es lo mejor para el otro y terminan por no hacer nada de lo que verdaderamente siente cada uno”.

Nota relacionada: El secreto de las parejas felices, aquí.

Fuente: Veintitantos

Facebook Comments

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba