Pareja

¿Cuándo debes ir a terapia de pareja?

Psicólogos clínicos a lo largo de la práctica explican que una pareja suele esperarse entre cinco o seis años de que empiezan los problemas para pedir ayuda. Asisten a último momento cuando existen muchos años acumulando heridas emocionales: frustración, enojo, celos, decepciones, distanciamiento.

Es importante que la terapia se convierta en una herramienta preventiva.  Acudiendo antes se tiene un 70% más de probabilidad para que la terapia de pareja sea beneficiosa y la relación alcance un éxito.

Cuando acudas a terapias es importante que no dejes pasar por alto lo siguiente:

Lucha de poder

¿Te das cuenta que generalmente estás en competencia? Tu pareja comenta algo y tú por lo general sueles rebatir queriendo tener la razón. En la comunicación es necesario evitar las luchas de poder. Han dejado de saber lo que es entenderse, acercarse, dar y recibir, escuchar y ser escuchados, sentirse y sentir a tu pareja.

Aliada del pasado

¿Constantemente sacas cosas del pasado? No has podido dejar atrás ciertos eventos vividos con tu pareja. A  la primera discusión terminas por contaminar y reclamar con gran enojo algo que no has olvidado.

Te sientes agobiada sin poder liberarte de sentimientos negativos. Esto te ha llevado a tener síntomas en el cuerpo y a vivir angustiada. Emociones como el enojo, la tristeza o el resentimiento se apoderan de ti, quitándote libertad y alejándote del perdón.

Egoísmo

Por lo general tu pareja y tú gozan del control. La relación se ha convertido en mucho egocentrismo sin voltear a ver las necesidades emocionales del otro. Hace mucho tiempo que no hay empatía. En el control se pretende que las cosas salen como uno las quiere.

Dos extraños

A pesar de vivir juntos y compartir la cama cada uno vive dentro de su propia soledad. Dos mundos completamente distintos. Se despiden en la mañana y se ven para dormir. Son ajenos a la vida de cada uno.

Se ha perdido la costumbre de compartir los alimentos, de tener complicidad, de salir los dos. Solamente enfocados en su trabajo y no en la relación.

Los hijos

Los niños se han convertido en lo significativo, es decir, son el núcleo de la relación de pareja. Cuando llega la noche el tema de conversación gira alrededor del colegio y del comportamiento de los niños.

Existe un gran desplazamiento de la madre hacia el padre donde sólo se vuelca en sus hijos. Esto a la larga lleva a que cuando crezcan y vuelen para  salir de casa de sus padres vivan un gran nido vacío. Si durante años no fomentaron la relación de pareja, entonces nada los unirá, llegando a la separación.

Evadir a la pareja

Viajes de trabajo los fines de semana, compromiso con clientes, salida con los amigos sin la pareja. Generalmente cada uno satura su agenda para evitar o evadir a la relación. Existe un gran miedo de ver la realidad y darse cuenta del deterior de pareja.

Cada uno vive en un eterno “no pasa nada”. El enfrentarse cara a cara es encontrar el vacío emocional que existe. Los años transcurridos como dos perfectos desconocidos.

Sexo Deteriorado

Cada vez los encuentros sexuales han disminuido. Al inicio eran dos veces por semana y han llegado a ser una vez cada mes. Más allá de excusas como el cansancio, el trabajo, los hijos, la salud existe un distanciamiento físico y emocional muy fuerte. La cama se convierte en el lugar para dormir dejando a un lado la intimidad.

La realidad es que si disminuye la sexualidad entre la pareja, existe un 70% de más probabilidad de que exista una infidelidad.

No hay escucha

Al hablar te sientes en un eterno monólogo. Se ha perdido el dialogo entre los dos. Ha disminuido la capacidad para hacer planes, para entenderse, para poner acuerdos y marcar límites.

Te sientes desesperada pues cada vez que quieres hablar de lo que sientes terminas frustrada y llorando. Debido a esto has optado por callarte y guardarte las cosas.

Agresiones

Ha habido momentos en que las discusiones salen de control y se aumentan las agresiones verbales. Esto puede convertirse a la larga en agresiones físicas por lo que es importante hacer hincapié en este problema que deteriora la relación y nunca pasarlo por alto.

Atrás de un gran enojo siempre hay una gran tristeza. Por tanto se recomienda trabajar en el duelo de sentir la relación perdida y elaborar el duelo para evitar que existan posibles infidelidades, traiciones, faltas de respeto, etc.

Herramienta de prevención

En las discusiones alguien termina por mencionar la frase “darse un tiempo”. Es muy importante que para evitar que la relación se desgaste más acudan a terapia de pareja. No están teniendo las herramientas para comunicar ya que sólo se hieren y no escuchan.

Recuerda que la terapia de pareja debe ser una herramienta de prevención y no de separación. Aprender a discutir, atender y cuidar la relación de pareja para ponerse las bases y acuerdos para volver a creer e ilusionarse de la relación.

Fuente: ActitudFem

Facebook Comments

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar