Pareja

Democracia sexual: ¿quién manda en la cama?

La democracia influye en todos los aspectos de nuestras vidas, incluso en el sexo. Entonces, ¿hay democracia en la cama?

Nuestra vida sexual es privada, hacemos lo que nos da placer, cuando podamos, con quien nos gusta, y nadie tiene por qué enterarse; sin embargo, no podemos parar de hablar de sexo, nuestra sociedad habla más de sexo que lo que lo practica. Que si tal o cual estrella está embarazada, que si este cantante le puso los cachos a su esposa, que si es homosexual… Nos preocupamos más por la vida sexual de nuestro prójimo que por la propia.

homero

Precisamente esa neurosis por conocer los gustos sexuales del otro es lo que lleva a que nos olvidemos de nosotros mismos, de nuestros deseos. Es un tema polémico, pero nos lleva a pensar, que cuando nos metemos entre las sábanas no vamos desnudos, traemos encima todos los prejuicios sociales con los que hemos crecido.

Creemos que somos libres cuando tenemos sexo, pero, ¿lo somos? Los hombres temen llegar antes de tiempo, y las mujeres, no llegar en absoluto. La cama se convierte entonces en un campo de batalla, en una competencia por quién tiene el mejor desempeño, por quién es más normal, más cercano a un estereotipo creado por los medios y la sociedad.

princesa

Entonces, ¿quién manda en la cama? ¿Nos sometemos siempre a los deseos sexuales de nuestras parejas o hacemos escuchar nuestra voz? 

Facebook Comments

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba