Pareja

Estar soltera, una decisión de mujeres inteligentes

Un estudio sugiere que aquellas mujeres que tiene un alto grado de inteligencia tienen menores probabilidades de conseguir una pareja y es precisamente porque no conseguiría a alguien de su nivel, ¿será cierto?

Toda mujer soltera se detiene, en algún momento de su vida, a pensar en el motivo de su soledad amorosa. ¿Será que no hay para ellas una media naranja? De nuevo, la ciencia ha puesto sobre la mesa una nueva teoría para estos casos: puede que sean demasiado inteligentes. Puede, que sean la naranja entera.

Pero lejos de menospreciar al género masculino, lo que sugiere el estudio llevado a cabo por la Universidad de Yale es que existe un ‘exceso de oferta’ de mujeres educadas debido a un desequilibrio entre el nivel de formación de los hombres y el de ellas. Un problema que ha acabado provocando que muchas se hayan decidido a congelar sus óvulos con el fin de preservarlos hasta la llegada de la persona indicada.

soltera2

De hecho, la investigación surgió para dar respuesta al aumento de mujeres que actualmente se someten a la vitrificación de óvulos. Para ello, decidieron examinar a 150 chicas de Estados Unidos e Israel, descubriendo que el 90% de ellas eran solteras, y que el 80% lo era porque no había encontrado al hombre que, intelectualmente, igualase sus expectativas.

“Hay una brecha social muy importante: literalmente faltan hombres. No hay suficientes graduados universitarios para ellas. Para decirlo de manera sencilla, se trata de una sobreoferta de mujeres educadas”, afirma la autora del estudio y profesora de antropología en Yale, Marcia Ihorn.

Y no solo eso, puede que la frase con la que tu madre consolaba tu desamor adolescente tenga, en realidad, una explicación científica: los hombres las prefieren tontas, según otro estudio elaborado en la Universidad de Búfalo.

wow1

Esta vez, la autora de la investigación y psicóloga social, Lora Park, decidió investigar la situación desde el punto de vista masculino, y para ello llevó a cabo tres experimentos diferentes en los que enfrentaba a los chicos a tres pruebas. En la primera, tenían que imaginarse una situación en la que una mujer les superaba intelectualmente. En la segunda, les juntaban por parejas con mujeres y respondían a un test de inteligencia para después comprobar las respuestas del otro. Y en el último, tenían que evaluar su masculinidad en situaciones en las que habían superado a una mujer o , por el contrario, quedado por debajo de ella. Y… ¡Bingo!

Los hombres parecían sentirse atraídos en un principio por las mujeres inteligentes, pero no en las distancias cortas, donde su masculinidad disminuía si eran superados por ellas.

Tomado de HarpersBazaar

Facebook Comments

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba