Pareja

¿Generoso o tacaño? ¿Cómo lo prefieres?

A primera vista responderías “generoso”, pero tal vez la respuesta no sea tan sencilla.

Un hombre excesivamente generoso sería el sueño de toda mujer, pero, ¿y si tratas de ahorrar pero él se gasta todo el sueldo en lujos para la casa? Por el contrario, puede que tu pareja se la pasa de ahorrativo a tacaño, pero te echa en cara cada centavo que te da. ¿Cuál prefieres? Te damos los pros y contras para que tú decidas.

dinero

Estos son los pros de tener un hombre excesivamente generoso:
  • Siempre te dará lo que le pidas, cueste lo que cueste
  • Puede que no tengas casa propia, pero vivirás en un buen barrio, en arriendo, con todas las comodidades
  • Tu familia lo adorará, porque siempre tendrá un detalle para suegros y cuñados
Y estos los contras:
  • Vivirás siempre en arriendo, porque nunca les alcanzará para ahorrar
  • Hablar de ahorro puede ser para él como mentarle la madre, pues lo que le satisface es dar, no tener
  • Las deudas podrán convertirse en una bola de nieve que termine sepultándolos
Ahora, los pros de un hombre demasiado amarrado o tacaño:
  • Cuando sea la hora de ahorrar, será el primero en aportar y hacer cumplir la cuota
  • Jamás se meterá en negocios chimbos con familiares ni amigos dudosos
  • Seguramente tendrán casa propia y hasta más propiedades
Y estos son los contras:
  • Tendrás que justificar cada peso que gastas
  • Puede ser excesivamente controlador, restringiendo tu libertad
  • Tienes que asegurarte de que no ponga propiedades a nombre de otros previniendo un divorcio

¿Con cuál te quedas? ¿Excesivamente generoso o amarrado tirando a tacaño? Comparte esta nota en tus redes sociales y escríbenos en los comentarios cuál de los dos prefieres…

Facebook Comments

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba