Pareja

La gente no tiene sexo por falta de tiempo: sexóloga centenaria

Shirley Zussman, la sexóloga más vieja del mundo (100 años), cuenta por qué el sexo hoy es menos frecuente que en décadas anteriores.

¿Le contarías tus intimidades sexuales a tu abuelita? Bueno, pues algo así es lo que hacen los pacientes de la sexóloga Shirley Zussman, quien a sus 100 años recién cumplidos sigue ejerciendo como terapeuta en la ciudad de Nueva York.

En más de 50 años de carrera, ella mejor que nadie ha visto la evolución del sexo desde los años 60 hasta hoy, y ha sorprendido al mundo con sus declaraciones a la revista Time, en las que afirma que hoy la gente no tiene sexo por falta de tiempo.

“El uso del tiempo es muy diferente en nuestra sociedad hoy en día. La gente está ocupada todo el tiempo. Eso no era así cuando yo estaba creciendo. En esta etapa de nuestro desarrollo, queremos cubrir todo, queremos saber todo, queremos hacer todo, y además nuestra economía –personal– requiere una inmensa cantidad de tiempo y esfuerzo”, expone.

Hay un límite a la cantidad la energía y deseo, y es poco el tiempo que una persona le puede dedicar a esto, con toda la presión por ganar más dinero, por ejemplo, si eres director general y quieres comprar una casa de verano; la gente quiere más y más y más”, continúa.

“El deseo requiere una cierta cantidad de energía. La consecuencia de esto es estar agotado… El problema más común que veo es una falta de deseo, una falta de interés. ‘Yo amo a mi marido, me encanta hacer el amor con él, pero cuando vengo a casa del trabajo y he estado con gente todo el día, solo quiero dormir‘, me decía una paciente,” cuenta Zussman.

reloj

En otra entrevista al diario New York Post, la sexóloga centenaria dijo que la competitividad de la vida laboral se ha traspasado a las relaciones de pareja. “Hay una necesidad de éxito en las relaciones sexuales, de la forma en que se entiende el éxito en el trabajo o el estudio. El sexo se ha convertido en una competencia. Tienes que ser bueno en la cama. Esta necesidad provoca tensión y ansiedad, y no deja ‘sentir’. Las personas ven el sexo como coito, no como una amplia gama de experiencias. La gente está orientando el sexo a la consecución de un objetivo”, explica.

Y es que a veces entre todas las ocupaciones diarias, entre el trabajo, la familia, los compromisos sociales y la casa, la gente realmente no logra sacar el tiempo para tener sexo, y la noche los sorprende tan cansados que cuando empiezan las caricias, caen dormidos sin darse cuenta.

¿Te ha pasado? ¿Alguna vez el cansancio es tan grande que prefieres dormir o descansar a tener sexo?

Facebook Comments

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba