Las mujeres arriba: ventajas de esta postura sexual

Las mujeres arriba: ventajas de esta postura sexual

La postura del “Andrómaco” es aquella en la cual la mujer –literalmente- toma las riendas y adopta un rol dominante en la escena sexual.

Para aquellas mujeres que aún conservan los prejuicios que la ubican en un lugar pasivo, no es fácil asumir el control y requiere de un trabajo psicológico.

Pero cada vez más las relaciones de pareja se democratizan y es tan válido lo que se propone de un lado como del otro. La hegemonía del “Misionero” (postura superior masculina) está llegando a su fin, y hoy en día es una de tantas opciones para el placer.

La mujer puede adoptar la postura sexual superior de muchas maneras:

Frente a su pareja, de costado o de espalda.

Incluso puede girar sin salir de la penetración, realizando la célebre “vuelta al mundo” que se describe en numerosos libros orientales.

Recostada encima de su pareja, lo cual reduce los movimientos coitales pero intensifica el contacto de toda la superficie de la piel.

En cuclillas, con la posibilidad de moverse con rapidez y soltura. Nota: cuidado con movimientos demasiado bruscos con el consecuente daño al pene.

Ventajas

Las ventajas de la postura del “Andrómaco” son abrumadoras, ya que mejora la estimulación del clítoris (con la opción de sumar caricias o el uso de un vibrador externo) y además extiende los tiempos de control eyaculatorio masculino. Una combinación perfecta.

Las desventajas son en realidad preferencias personales. Algunas mujeres disfrutan más de sentir el rol viril y dominante del hombre en posturas de mayor sumisión de parte de ellas, y también está el caso de hombres que al tener poca posibilidad de movimientos estando acostados entonces pierden la excitación y la erección.

Se trata de que busquen, de a dos, las mejores alternativas adecuadas a sus preferencias particulares

Fuente: Discovery Mujer 

Temas mencionados en este artículo