Pareja

Lo que sí y lo que no debes hacer en la primera cita

Tener éxito en la primera cita es más sencillo de lo que crees. La clave es la naturalidad, interesarte por la otra persona, no hacerte la víctima y disfrutar, sin prejuicios. Te damos una pequeña guía para que te diviertas:

Lo que sí debes hacer: los aciertos en la primera cita

Olvídate de tu ex. Es una regla básica que deberíamos llevar grabada en algún sitio visible. Si aún estás atrapada en la historia anterior y en esa fase obsesiva que todos conocemos en la cual no importa cuál sea el tema, todo es susceptible de servir para traer a tu ex a la conversación, a lo mejor no deberías estar esforzándote por quedar con otro. Un clavo no saca a otro. Una primera cita que incluya un confesionario para quejarte de tu ex está condenada al fracaso. La otra parte se dará cuenta de que sigues herida y a nadie le gusta servir de tirita.

Deja el trabajo en casa. No estás en una entrevista de trabajo, así que una vez que os hayáis informado mutuamente de qué hacéis para vivir se debería pasar a una conversación más divertida. Aunque el ámbito laboral sea en el que te muevas con más seguridad, no tienes que sacar pecho ante una persona que está interesada en conocerte un poco más. No es bueno parecer un tiburón de las finanzas ni la trepa de la oficina. Puedes echar para atrás a mucha gente valiosa.

Abstente de hablar sobre el número de hijos que te gustaría tener. Es una primera cita, no es la fiesta de pedida. Ambos estáis tanteando el terreno que pisan y es mejor ser cauto. No es muy razonable hablar de futuro con alguien a quien apenas conoces. No tienes que decirle cuántos hijos te gustaría tener ni los nombres de bebés que más te gustan. Tampoco hay que hablar de las próximas vacaciones. Yo incluso te recomendaría que si decides pasar la noche en su casa te cuidarás mucho de no dejar “olvidado” el cepillo de dientes en su baño. Ellos corren rápido y muy lejos.

citaperfecta2

Pásatelo bien, sé natural, ríete, y que se note que eres una chica feliz que no está desesperada. Si te relajas y te lo pasas bien, seguramente la otra persona estará a gusto y las cosas empezarán a marchar en la dirección correcta. Al menos no se precipitarán por el precipicio del desastre. Una de las cosas más importantes a comprobar en una primera cita es si podéis estar cómodos solos.

Observa al otro. No fuerces la máquina. Si es que no, es mejor saberlo cuanto antes. La primera cita es también para ti. Debes estar atenta a las cosas que no te convenzan y no intentar pasarle por encima a la realidad. Es contraproducente forzar la máquina y auto engañarnos. Es pan para hoy y hambre para mañana.

Lo que no debes hacer: errores en la primera cita

Ir pintada como una puerta. Hay que ser natural. Las superproducciones de maquillaje y vestuario son para el cine y el teatro. Cualquier exageración será interpretada por la otra parte como un exceso de expectativas o como una actitud agresiva. Yo apostaría por algo neutro con lo que te puedas sentir cómoda y segura, y con la que no despistar ni agredir a la otra parte.

citaperfecta3

Ir vestida como una pordiosera. Este es el otro extremo: parecer que vienes de tirar la basura. Esto denota desinterés y descuido. Y la verdad, si no te interesa esta persona, qué haces aquí. Apuesta por el equilibrio en el estilismo.

Hablar de los deseos que tienen tus padres de que te cases y los hagas abuelos. Creo que a partir de una edad todas las chicas podemos sentir alguna presión de la familia, los amigos o el entorno. Lo entendemos. Pero, por favor, no saques el tema en la primera cita. No cuentes que eres la última soltera de las primas de tu generación, no lloriquees porque llevas años intentando tener un novio pero no te sale nada. A las primeras citas no se viene a esto. De verdad.

citaperfecta4

Emborracharse como un piojo. Intenta estar alegre, simpática, ocurrente. Bebe si te apetece pero no te emborraches perdidamente porque dirás todo lo que te pase por la cabeza y perderás la capacidad de discernimiento. Y, además, a nadie le gusta ir con un ser borracho y casi desconocido (sí sois casi dos extraños aún) por los bares.

No lo interrogues. Deja tu vocación de detective aparcada. Deja que cada cual cuente lo que le apetezca. No conviene presionar a nadie para que diga algo que no pretendía contar. Es solo una primera cita. Si has estado espiando sus perfiles de Facebook e Instagram (Mal, desde aquí te lo digo), y has visto algo sospechoso, éste no es el momento para aclarar tus dudas. Si crees que te miente, no vuelvas a quedar con él, pero no presiones ni interrogues. No es bonito.

No mires el reloj. Es más, haz un esfuerzo y no lo saques del bolso. Intenta implicarte en la conversación, muéstrate interesada, no bosteces. No revises Facebook. Si hay algo más interesante en el teléfono, él que tienes delante lo notará, y probablemente acabe perdiendo interés.

No hables de sexo como si fueras una terapeuta o una ingeniera aeronáutica. No importa que hayas sido agraciada con una vida sexual intrépida y galopante. No es el momento de fardar de ser una loba del sexo. Tampoco de demostrar tu dominio de los detalles técnicos y emocionales del coito ni de citar todos los juguetes eróticos que tienes en casa. Repito, en una primera cita las conversaciones deben ser neutrales. Nadie quiere salir con una académica del sexo.

No hables mal de otras personas (ni siquiera de tu maldito ex). Evita hacer comentarios críticos sobre terceros, no mal metas, no crees insidias ni intrigas. Eso te deja peor a ti que al objeto de las críticas. No olvides que la otra persona también te está mirando con ojos de explorador y estos comportamientos no suelen gustar a nadie.

Nota relacionada: ¿Sexo en la primera cita? Estudio sugiere que esta práctica podría perjudicar a las parejas. Lee aquí.

Fuente: Mujer Hoy 

Facebook Comments

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar