Pareja

“Me enamoré de su voz”, dijo mi amiga, sin sospechar lo que pasaría…

Si eres de las que se enamoran ciegamente, lee esta historia para que no te pase a ti lo que por poco destruye la vida de mi amiga.

Cuando Liliana, mi amiga de la universidad durante los 90, me contó de su nuevo amor, yo entorné los ojos con impaciencia: cada cierto tiempo, ella reiniciaba el mismo ciclo de enamoramiento-pasión-decepción-llanto que ya me estaba comenzando a aburrir. Sin embargo la escuché, ¡estaba tan emocionada mientras describía los detalles del nuevo objeto de sus afectos!

new girl crying gif

Pero esta vez captó mi atención con una condición inusual: no se conocían en persona, nunca se habían visto. Tengo que aclara que antes de la generalización del internet, los chats y las redes sociales, la única forma de conocer a alguien de manera “virtual” era por teléfono.

¿Cómo? ¡Cuando se cruzaban las líneas! Por allá en los 90 aún era muy común que uno descolgara el auricular y escuchara una conversación de terceros. Cuando Liliana escuchó un lejano “aló” masculino, seguido de un “debes ser tú, sé que eres tú, háblame”; se emocionó, y soñando tal vez con un amor de esos de comedia romántica gringa, respondió “sí, soy yo”.

teléfono

Me dijo que esa noche pasaron derecho hablando de sus respectivos amores pasados y rápidamente concertaron una cita, sin embargo él no había podido asistir por un compromiso familiar. Mi amiga, tan confiada en esas cosas del amor, no sospechó nada, ¡eran los 90, época de Friends y de Sex and the City!, ¿qué podía salir mal?

[Lee también: Relaciones a las que debes dar la espalda]

Su relación se volvió cada vez más intensa. Una mañana, Liliana llegó a clase de 7 con cara de ponqué, y con una sonrisa me confesó que habían tenido sexo… ¡Sexo por teléfono! Me aseguró que había encontrado al amor de su vida. Yo, preocupada, lo puse en duda lo que me estaba diciendo, al fin y al cabo no se conocían.

“Me enamoré de su voz”, me respondió. 

Pasaron los días sin novedades, hasta que un lunes, mi amiga llegó hecho un mar de lágrimas: la policía había ido a su casa el fin de semana en compañía de una pareja, según le dijeron, los padres de su amado. ¿Qué había pasado? Liliana tuvo que esquivar un golpe de la enfurecida madre cuando le reclamó por corromper a su bebé. Había tenido relaciones virtuales con un muchacho que apenas estaba dejando la pubertad (14 años) pero que era dueño ya de una poderosa voz masculina.

meme16abril

Si eso pasaba en los 90 con los cruces de teléfonos, ¿te imaginas qué pasa hoy en día cuando ni la voz escuchamos a través del chat? Mi amiga estuvo de buenas, solo le pusieron una orden de restricción, aunque la amenazaron de acusarla por corrupción de menores…

¿Alguna vez te has enamorado de alguien por su voz? ¡Cuéntanos!

Facebook Comments

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba