Pareja

Por qué no ser madre

Aunque la decisión en principio es personal e intransferible, el estigma de que para ser una mujer feliz y completa es necesario ser creadoras de nuestra especie nos pone en un lugar bastante incómodo ante la sociedad que nos presiona para cumplir con una función biológica, que para algunas es un tema circunstancial y no general.

Tengo razones que para algunos serán egocéntricas, despiadadas y hasta crueles. Pero prefiero ser feliz y no hacer infeliz a otro ser con mis frustraciones, por eso quiero contarles las razones que tengo:

No quiero parir hijos para una guerra con la que no estoy de acuerdo, por qué dar al Estado niños para ser ultrajados por convicciones ridículas de una paz y una guerra que no son realidad.

Para qué parir hijos que cuando están en la adolescencia me gritarán, que me odian porque no hago lo que ellos quieren y se quejarán de la suerte que les tocó.

Parir hijos que me harán frustrar por mi incapacidad de evitar que caigan en errores, evitar lágrimas y dolor por las diferentes adversidades que son necesarias que aprendan a punta de golpes.

Para qué parir hijos si me harán sentirme culpable cada vez que coma o compre algo y no lo comparta con ellos.

Por qué dejar de tener espacios míos donde pueda salir, dormir y holgazanear sin tener el remordimiento o el afán de no haberme preocupado por otra persona diferente a mí.

Para qué tener hijos que se irán, me derrumbarán del dolor de su partida y me acostumbraré a amar en silencio a la distancia.

Por qué amar sobre todas las cosas a un ser que con el tiempo crecerá y me ubicará en un segundo lugar de su vida.

Permitir que por otra persona se me marque la piel con huellas imborrables, para las que no vivimos de nuestro físico y no tenemos dinero para disimularlas.

Para qué parir alguien que no comparta mis aficiones y no permita mis espacios por la prioridad de sus necesidades.

Y la más importante para mí, para qué parir hijos sin la certeza de que haré correctamente mi papel de formadora de un ser humano justo, útil y feliz en esta sociedad ambiciosa y cruel.

Para muchos estoy errada, pero sé que para muchas es una realidad. No quiero ofender a nadie, solo quiero mostrar un punto de vista de un debate que desde los inicios de la humanidad, la historia nos ha revelado.

Facebook Comments

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba