Pareja

Predadores emocionales: ¡Aprende a reconocerlos!

Más allá del daño que pueda causarle a uno un individuo en particular, existen algunos tipos de personas con quienes nunca deberías tener una relación amorosa, ¡porque son un peligro!

A lo largo de tu vida es normal que te encuentres con varias personas que tocan tu espíritu de distinta manera. De algunos te enamoras sin que te correspondan, con otros cultivas relaciones largas y bonitas y otros te rompen el corazón, pero algunos podrían arruinarte la existencia por completo, son los predadores emocionales, personas con quienes nunca deberías meterte. Para que no sea demasiado tarde, aprende a reconocerlos desde la primera cita y aléjate.

Anodino: Su forma de ser es más bien débil, insegura y anulada, por lo que buscan desesperadamente alguien que lo(a) salve. Literalmente te hablamos de ese chico perdido buscando a mamá al que se refiere Christina y Los Subterraneos en la canción Alguien que cuide de mí. Huye de tener una relación con este tipo de persona, pues no importa lo que hagas, siempre será la víctima y tú la mala (o malo) del paseo.

 

Arrogante: Se presenta como alguien con mucho éxito económico, demasiado seguro de sí mismo, con exceso de confianza; lo reconocerás porque presume demasiado de todas estas cualidades. No se te ocurra meterte con  un tipo así, pues desprecia a todas a las personas, por lo que con el tiempo te convencerá de que él es demasiado para ti y solo está a tu lado por lástima.

 

Mentiroso: Quien miente con lo pequeño y poco importante, seguro mentirá con lo vital y muy importante, ¡es una señal de alerta que no debes dejar pasar desde las primeras citas! A veces es difícil pescar a un buen mentiroso, pero si sabes observar con detalle, lo descubrirás.

Manipulador: Desde el primer momento en el que empiezas a salir con él comienza a hablarte mal de otras personas y a tratar de convencerte de que sus opiniones son las correctas. Es de esos que indagan en tu vida y sentimientos para tratar de convencerte de que tienes un problema del cual no tenías ni idea, y casualmente él es la solución. Tal cual como un vendedor. 

 

Narcisista: Identificarás a este depredador emocional porque necesita constantemente halagos y reconocimiento por parte de todas las personas que lo rodean. Podría incluso llegar a presumir detalles íntimos de su vida solo para sentirse admirado. Pilas, porque este tipo de persona tiene un ego tan enorme que tú serás solo un trofeo para mostrar.

 

Pasivo-agresivo: La frase “de las aguas mansas líbrame señor” describe de manera perfecta a estos depredadores emocionales. El problema de meterte con alguien así es que nunca sabrás a qué atenerte, porque acumulan y acumulan y cuando explotan son capaces de matar y comer del muerto, ¡no querrás estar en su camino! 

 

Hipercontrolador: Este depredador es de los más peligrosos, porque generalmente termina en maltrato físico y emocional. Lo reconoces porque trata de cambiarte desde el primer momento, además querrá saber en dónde estás a todo momento, con quién y qué estás haciendo. Te llamará 10 mil veces no más para verificar si le dices mentiras, revisará tu teléfono, mejor dicho, ¡se te meterá al rancho! No lo pienses, ¡huye! 

 

vibra también con: 16 razones por las que te terminan

Comparte esta nota con aquellas amigas que siempre dan con tipos terribles, ¡les será de mucha ayuda!

Facebook Comments

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar