Pareja

¿Qué le pasa a nuestro cuerpo por la falta de sexo?

Es difícil reconocerlo pero a todas nos ha pasado esto alguna vez, por cualquier motivo, pasan temporadas en las que no tenemos sexo –aún con pareja- y nuestro cuerpo nos da señales de que nos hacen falta esas faenas.

Cualquiera que sea el motivo, podrías decirte a ti misma que no pasa nada o que no lo necesitas, pero para tu cuerpo, la cosa es bien distinta. Las investigaciones científicas demuestran que nuestro cuerpo experimenta cambios significativos cuando no tenemos relaciones íntimas durante más de dos semanas… ¡Quién lo hubiera pensado!

1. Sentimos más estrés

estres

Intimar inhibe el estrés satisfactoriamente. Las hormonas liberadas durante el coito, ayuda al cuerpo al recuperarse de períodos estresantes. Es por eso que una dosis regular de momentos sensuales es especialmente beneficiosa para las personas con trabajos de alto estrés. También es la razón por la cual muchos de nosotros usamos las relaciones íntimas como una manera de desahogarnos y descomprimirnos de nuestras vidas súper ocupadas y que provocan ansiedad. Por lo tanto, si te ayuda a sobrellevar el estrés, ¿qué sucede si lo interrumpes? Obviamente, te será mucho más complicado seguir adelante con tus hormonas. Un pequeño estudio en Psicología Biológica mostró que las personas que habían tenido relaciones recientemente tenían una presión arterial más baja en respuesta a eventos estresantes que sus contrapartes (aunque la autoestima también hace mucho).

2. Nos enfermamos más seguido

enferma

Practicar el coito de manera regular se correlaciona con un sistema inmune que se desenvuelve mucho mejor. En un estudio, se encontró que los participantes que informaron de haber tenido relaciones regularmente (al menos una vez a la semana) tenían unos niveles mucho más altos de una inmunoglobulina importante que se sabe que aumenta la resistencia a enfermedades, como el resfriado común. Un sistema inmune fuerte significa que enfermarás con menos frecuencia y, cuando lo hagas, no te llevará tanto tiempo recuperarte y sentirte mejor.

3. La libido cae en picada 

libido

Este apartado puede que no te sorprenda mucho, ya que es totalmente comprensible. Por raro que parezca, entender la libido puede ser complicado para muchas personas. Básicamente, quieres tener relaciones, pero no tienes ganas… así que mejor no. Sin embargo, cuanto más practicas el coito, más querrás seguir teniendo ese tipo de relaciones. Este efecto puede hacer que la abstinencia sea un poco más fácil de sobrellevar, pero también hará que volver a intimar sea un desafío aún mayor. De cualquier manera, puedes mantener tus motores en funcionamiento practicando algunos cuidados personales regularmente.

4. La excitación se hace más complicada

exitacion

Cuando una persona no mantiene ningún tipo de relación íntima durante un largo período de tiempo, a los hombres les cuesta más excitarse. Por su parte, las mujeres también pueden experimentar ciertas dificultades con este aspecto, sobre todo con la lubricación íntima, después de un largo tiempo de abstinencia. ¡La fricción regular es lo que mantiene un flujo correcto y saludable! Es por eso que la autoestimulación puede venir muy bien, aunque también puede provocar que termines mucho antes cuando vuelvas a tener relaciones. Puede llevar un tiempo volver a ser tu antiguo yo, así que ten paciencia y no te preocupes.

5. Empezamos a olvidar con más frecuencia

olvidar

La actividad íntima regular aumenta la función del hipocampo, un área del cerebro fuertemente vinculada a la memoria, según una investigación publicada en 2013. Los científicos creen que el aumento en la práctica del coito puede incluso revertir los efectos del envejecimiento y el estrés en el cerebro. Básicamente, cuando tienes relaciones a menudo, tu cerebro produce nuevas neuronas, lo cual es mucho mejor para recordar y procesar información. El estudio también sugiere que cuando se detiene esto, la memoria más alta se verá afectada junto con las funciones cognitivas, a pesar de la presencia de nuevas neuronas. No te preocupes, se ha encontrado que otras formas de actividad física tienen efectos similares.

6. Los dolores de cabeza son más difíciles de soportar

dolor

Tener relaciones íntimas aumenta la producción de oxitocina, la “hormona del amor”. Ésta es una hormona liberada por la porción posterior de la glándula pituitaria (una pequeña glándula que se encuentra en la base del cerebro) que causa un aumento en la liberación de endorfinas, conocidas como hormonas naturales que hacen desaparecer el dolor. Según The Science of Orgasm, cuando las mujeres alcanzan el clímax, la tolerancia al dolor y la intensidad de detección del mismo aumentan significativamente, entre un 74.6 y un 106.7 por ciento.

El lado positivo del celibato

Aunque parezca algo muy dramático, hay ciertas ventajas ocultas entre el hecho de tener menos relaciones íntimas. Para empezar, no tendrás que preocuparte por quedarte embarazada o contraer una ETS, por ejemplo. Además, estar sin sexo durante un tiempo también puede crear un espacio propio donde te puedas centrar en otros objetivos. En algunos momentos de nuestras vidas, ese espacio puede ser realmente importante. Cuando estás en una relación, no tener intimidad también puede abrir otras vías para recibir ese afecto íntimo, que pueden ser tan relevantes como el sexo, y pueden ayudar a impulsar tu conexión cuando vuelvas a tenerlo.

Tomado de Para los curiosos 

Facebook Comments

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba