Pareja

Rape-aXe el futuro dolor de cabeza de los violadores

Con este invento podría darse el final de este flagelo que cada vez es más frecuente en todas las sociedades del mundo, este es un intento porque evidentemente no existe todavía algo que pueda evitar una violación, es la verdad.

El Rape-aXe, el preservativo femenino contra las violaciones. Un método sencillo pero eficaz, aunque a la espera de ser comercializado, que podría ahorra el trauma de un asalto sexual a millones de mujeres.

La historia de este invento la marca Sonnet Ehlers, una doctora sudafricana, a la que una paciente recientemente violada cambió su forma de ver las cosas. Corrían los años 60, y la doctora estaba en urgencias cuando apareció una joven, visiblemente afectada, tras sufrir un asalto sexual.

condon

“Si sólo hubiese tenido dientes ahí abajo” fue lo único que dijo. Suficiente para Sonnet Ehlers. Ese día se prometió que haría algo para librar al mundo de esta lacra. Más de 40 años más tarde, la doctora ha cumplido su palabra. Rape-aXe es la respuesta de la doctora a la joven violada hace cuatro décadas.

Rape-aXe es una especie de preservativo de látex pero con dientes, que la mujer debe introducirse como si fuera un tampón. El lado que está en contacto con la vagina de la mujer, es liso y suave. El secreto está en el interior, donde este cebo para violadores está dentado. El objetivo es claro, atrapar al agresor donde más le duele.

Y es que, en caso de quedar atrapado, sólo un doctor podría sacar el Rape-aXe, al menos sin cercenar alguna parte del miembro. Es más, la propia Sonnet Ehlers asegura que si el violador intenta quitarse el aparato, “éste se agarra con más fuerza. No podrá ni ir al baño”.

condon3

Pero claro, si echamos cuentas, sumar 40 años a los 60, nos lleva a la década pasada. ¿Qué ha ocurrido? Lo de siempre. Las voces críticas no tardaron en cargar contra el prototipo. Que si no es una solución real; que si va a derivar en un mayor grado de violencia hacia la mujer violada; que si tal, que si cual. Pero nadie aporta idea alternativa alguna.

Se esperaba que este saliera a la venta a nivel mundial en el 2015. Obviamente, esto no ocurrió. Y al final, Sonnet Ehlers se ha fundido todo el presupuesto conseguido mediante inversiones privadas. Lo peor es que, a corto plazo, no tiene pinta que el Rape-aXe se vaya a comercializar.

condon2

De hecho, con la inversión privada fuera del negocio, la doctora ha optado por un clásico: una campaña de crowdfunding y a confiar en los donativos. Así, el pasado 2 de enero, comenzaba el carrusel de donaciones. El objetivo a alcanzar, 310.000 dólares. Pues bien, medio año después, Sonnet Ehlers ha recaudado 325 dólares. Aún queda tiempo, pero parece complicado que lleguen a la cifra mágica.

Una pena, porque todo lo que sean ideas para reducir el número de violaciones, y castigar a los violadores, es una buena noticia. Esta vez, habrá que esperar un poco para que se confirme.

Tomado de EspacioCiencia

Facebook Comments

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba