Pareja

Un embarazo embarazoso

En Italia una mujer tuvo amoríos con su amante y al realizarse una prueba de embarazo le dieron los resultados equivocados y tendría tres meses, pero eso no es lo peor, pues su pareja con la que se iba a casar era estéril. Al recibir estos resultados la mujer tuvo que confesar la traición a su pareja.

El resultado del laboratorio era claro: Gianna estaba embarazada de tres meses.

La mujer comenzó cuando tuvo que enfrentar el dilema de que el hijo que esperaba no era de su pareja, que no podía tener descendientes, sino de su amante.

Después de varias semanas debatiéndose en cómo contarle la traición a su prometido, la mujer finalmente se lo contó con todas las consecuencias del asunto, según publica ‘Il Corriere della Sera’.

El engañado destrozó los muebles del salón, rompió la relación y terminó abandonando la casa que ambos compartían, pero lo peor estaba por llegar.

Gianna fue a hacerse un control médico rutinario para embarazadas y le aseguraron que no no esperaba un hijo, porque todo había sido un error.

La mujer ha culpado a los médicos de haberle arruinado su futura boda y ha demandado a los laboratorios que realizaron los análisis equivocados.

Al final, el centro médico ha aceptado su error y ha pagado una indemnización de 15.000 euros a la perjudicada.

Fuente: Informe21

Facebook Comments

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba