Pareja

Vivir o no con los papás después de casados

Te compartimos los pros y contras de seguir viviendo con los padres cuando ya estás casada.

“El casado, casa quiere”, decían las mamás cuando veían que el novio se la estaba pasando demasiado en la casa de uno. Esta frase era seguida de la típica del papa… “¿Y cómo cuántas son sus intenciones?” Después de la boda y la Luna de Miel, algunos de nosotros nos vamos a estrenar apartamento (así sea en arriendo), pero otros tantos (la mayoría) nos acomodamos en el cuarto de la casa paterna de uno de los dos cónyuges, mientras alzamos el vuelo.

[Entérate también: Matrimonio beneficia solo a hombres, no a mujeres]

Esto, nos guste o no, es una realidad, y tiene sus pros y sus contras. Consultamos con el psicólogo André Didyme-Dome, quien nos los puntualizó, así:

Pros
  1. Economía: Vivir con los padres puede economizar el arriendo, los servicios e inclusive los gastos diarios. Si hay organización y verdadera colaboración, vivir con los padres puede ser la respuesta para muchas parejas con problemas económicos en estos tiempos de crisis.
  2. Cuidado: Si se tienen hijos, los padres pueden asumir su papel de abuelos y pueden resolver el eterno dilema de cubrir las tareas laborales y las del hogar. Y si los padres cocinan, siempre se encontrará comida al llegar del trabajo.
  3. Confianza: Vivir con los papás generalmente significa vivir con alguien de absoluta confianza, al que se le pueden decir las cosas sin problemas. Eso es algo muy importante cuando la convivencia es de día a día. Con un desconocido o alguien de poca confianza, cuesta mucho expresar los problemas y dificultades.
Contras
  1. Inmadurez: Una de las características de ser adulto está en la autonomía. Vivir con los padres es un acto de regresión, que quiérase o no, genera lazos de dependencia.
  2. No hay intimidad: Vivir con los padres puede acabar -prácticamente- con la vida sexual.
  3. Restricciones: Hay que recordar que si se vive con los padres, ellos son los dueños de la casa y sus reglas imperan por encima de las de los huéspedes. Por tal razón, la libertad, las costumbres y el manejo de los horarios dependen en gran parte de sus decisiones.

Cuéntanos tu experiencia. ¿Cómo te ha ido viviendo con los suegros o papás después del matrimonio? Escríbenos tus opiniones en los comentarios de esta nota.

Facebook Comments

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar